Ángeles y demonios (1995)


Ángeles y demonios es una película estadounidense de suspense escrita y dirigida por Gregory Widen.



No tiene nada que ver con la película protagonizada por Tom Hanks bastantes años después. Esta está mucho mejor, al menos para mí.

Cuando la alquilé en el videoclub, no había entonces las posibilidades que ofrece internet para ver cine, lo hice por la carátula. Es bien chula. 

Se rodó en 1993, pero no se estrenó hasta 1995. Contó con un presupuesto de ocho millones de dólares que se recuperaron el primer fin de semana de su estreno en cine, llegó a ser la número uno para sorpresa de todos.

A la película.

Una voz en off sobre un fondo negro dice: «Recuerdo la primera guerra. ¡Cómo ardía el cielo! Los rostros de los ángeles destrozados.» Vemos a una persona junto a un esqueleto, es quién habla: «Vi la desaparición de una tercera parte del cielo y la creación del infierno. Junto a mis hermanos, vi la caída de Lucifer.» Sigue hablando, le vemos la cara y vemos como los ojos se transforman.


Quedé alucinado, es una secuencia impactante, la música, lo que cuenta... La cosa iría a mejor.

Acto seguido nos trasladan a una iglesia en la que unos seminaristas están siendo ordenados sacerdotes, entre ellos está Jesulín...


¿Cómo? ¡Jesulín!. Noooo, es Elias Koteas pero ¡Caray lo que se le parece! El caso es que en el último momento no puede hacerlo, tiene vínculo directo con las cosas celestiales, y acto seguido le vemos convertido en detective de homicidios unos años más tarde.

Jesulín... Perdón, Elias tiene que investigar un caso muy extraño. Ha aparecido una persona muerta, ellos no saben que es un ángel, y entre sus pertenencias hay un libro escrito por él en su etapa del seminario. Se le aparece Simón (Eric Stolz), el ángel del principio, y le deja intrigado con unas cosas que le cuenta.

Poco después, al ir al tanatorio a interesarse por el cadáver le cuentan que llevaba encima una Biblia muy antigua, él la echa un ojo y ve que no es la normal, que tiene capítulos desconocidos. Los traduce gracias a sus conocimientos de latín. 

Nos presentan en ese momento al arcángel Gabriel, interpretado magistralmente por Christopher Walken. A Gabriel no le caemos bien los humanos, nos llama monos parlantes, porque piensa que somos los favoritos de Dios y nos tiene algo de envidia.

El ex seminarista y el arcángel descubren algo que Simón ya ha encontrado: La identidad de una persona que tiene algo que puede cambiar el curso de la Historia, un sanguinario ex militar en el que se encuentra un alma diabólica.

Gabriel devuelve a la vida a un chaval que acaba de suicidarse para que le ayude a encontrar esa alma.


Gabriel se lleva un mosqueo del copón al ver que el alma ya no está en el militar y tras acabar con Simón, que estaba cumpliendo órdenes del Señor por así decirlo, descubre que se encuentra dentro de una niña del pueblo así que hace todo lo posible por hacerse con ella. Jesulín llega al pueblo y se encuenta con Katherine (Virginia Madsen, guapísima), que es la maestra. 


El detective conoce al arcángel y éste le pone al día de lo qué es y lo que ocurre. Deciden entonces sacar el alma mala de la niña. Los chamanes de la tribu de la niña comienzan el ritual y aparece Lucifer, Vigo Mortenssen, que quiere ayudarles porque le cae mal Gabriel.


Al final consiguen que el alma no caiga en malas manos, ni de Gabriel ni de Lucifer.

Terminó la película y tenía una cara de pánfilo del copón... Acababa de ver un peliculón.

Una historia muy buena, una fotografía muy buena, los actores todos lo hacen de p.m. Hay diálogos y frases que me dejan alucinado, un ejemplo cuando el diablo tiene cogido a Jesulín (la foto de arriba) dice:

«¿Sabes lo qué es el infierno? No son lagos de aceite ardiendo, ni cadenas de hierro. Es no poder ver a Dios, que te quiten su palabra. Resulta difícil de creer, muy difícil. Yo lo sé mejor que nadie.»

El doblaje es fabuloso.

La banda sonora de David C. Williams es increíble. Hace que la película gane muchos enteros.



NOTA 9,19237 DE 10


Se hicieron cuatro continuaciones, solo llegué hasta la segunda, pero por las críticas no son muy buenas. 

Acabo con una canción que sale en la película, en la escena del funeral.






Comentarios