El lórax: En busca de la trúfula perdida (2012)


El lórax: En busca de la trúfula perdida es una película de animación estadounidense dirigida por Chris Renaud y Kyle Balda.


El Dr. Seuss es un escritor de historias infantiles muy famoso en territorio useño. Yo solo lo conozco por las películas que se han hecho adaptándolas como El Grinch, Horton.


Tenía ganas de verla porque además de que las películas antes mentadas me gustan , uno de los directores de esta hizo Grú, mi villano favorito que tampoco está mal.


La película comienza presentándonos la vida en una ciudad de nombre dificilillo en la que todos son muy felices y cantan y bailan y que está dominada por un personajillo de medio metro que les vende aire embotellado.


En esa ciudad no existe nada que tenga que ver con el reino vegetal. Los árboles, la hierba y demás son de plástico o con luces. Casi nadie recuerda cómo eran de verdad. Ted (Carlos Larios), el protagonista tiene la suerte (buena o mala) de conocer a dos personas que sí lo saben: su abuela y su amor platónico.




La chica de sus sueños le dice que querría ver un árbol de verdad y que si lo consiguiese se casaría de inmediato con quién lo consiguiese y el chico, que tonto no es, se pone manos a la obra. Consigue de su abuela una pista y la sigue llegando a un lugar fuera de los muros de la ciudad en la que vive un chiflado llamado el Una vez (David Robles) al que no puede ver pero que le cuenta su historia, él fue el culpable de que los árboles desapareciesen.


Le cuenta que cuando fue joven tuvo una idea para hacer un negocio y que al intentar ponerla en marcha cortó un árbol que hizo que apareciese el lórax.




Al principio no se llevan bien pero acaban siendo amigos (conocidos dice el lórax) y aunque el negocio comienza mal acaba funcionando muy bien y la amistad desaparece junto con los árboles.


El chico se propone plantar una semilla que le da el viejo huraño y comienza una aventurilla en la que al final consigue su objetivo, como bien supondréis.


La película es... ni fu ni fa. Tiende a tirar del tópico tipo la abuela marchosa que es la leche y hasta esquía. Es muy simplona, hasta en el humor, que tiene y mucho. Hay detalles marca de la casa: personajes pequeñines simpáticos, en Gru eran los minions en esta los ositos, los peces y los patos.




La animación es muy colorida y está bien.


El doblaje está muy bien. Como curiosidad decir que Danny de Vito dobló su papel al español.


Punto a destacar es la banda sonora de John Powell porque es la leche, una música de 10. Aunque las canciones no sean muy buenas.





NOTA 5,9918237 DE 10

Si no sabéis que llevar a ver a vuestros pequeños os sacará del apuro, a ellos les gustará porque es muy colorida, pero poco más.


Si lee esta crítica algún dueño de cines le interesará leer también esto y esto.



Comentarios