En los límites de la realidad (1983)


En los límites de la realidad es una película estadounidense de temática fantástica dirigida por 4 grandes.


No hay tráiler en español, así que os pongo el tema principal que seguro os suena.


Esta película es un homenaje que cuatro directores realizaron a una serie de su infancia, no sé yo si el éxito que Creepshow  tuvo el año anterior influyó en su realización.


Les salió muy bien.

La película consta de cuatro partes:


Comienza con dos hombres en un coche que juegan a tararear temas de series de televisión y tratar de adivinarlos, esta conversación es de las que usa mucho Tarantino y directores que quieren imitarle. El copiloto, que es un autoestopista, pregunta al conductor «¿Quieres ver algo realmente terrorífico?»  

Llega la primera historia, Tiempo fuera, dirigida por John Landis. Es la peor de todas.


En ella nos cuentan como un hombre al que le ha ido mal en el trabajo después de hacer varios comentarios racistas le castiga Dios poniéndole en el pellejo de aquellos a los que ponía verdes. Primero le lleva a la Francia ocupada por los nazionalsocialistas, luego le hace ser un negro perseguido por el Ku-kux-klan y termina siendo un pobre vietnamita perseguido por los estadounidenses (quien piense mal pensará que han igualado a los socialistas de Hitler con los estadounidenses de cualquier época). El pobre hombre acaba en un tren rumbo a algún campo de concentración.

El protagonista y dos extras murieron rodando una escena de esta historia, al parecer el momento del accidente se puede ver. 

La segunda, Golpea la lata, la dirigió Steven Spielberg. Es la más bonita.


En esta historia se nos cuenta como cambia la vida de algunos habitantes de una residencia de ancianos. Un nuevo huésped, el señor Bloom, propone a un grupo de ellos a salir a medianoche para jugar al bote, al escondite pero pegando una patada a un bote, ellos aceptan. Salen a medianoche y tras jugar varias veces vuelven a su niñez. Todos son niños pequeños. El señor Bloom les da a elegir tener «ocho años u ochenta» ellos se lo piensan y casi todos deciden que ya han pasado todo lo que tenía que pasar y que prefieren tener su edad pero siendo más vivos.

La tercera, Es una buena vida, es de Joe Dante. Es la más misteriosa.


Una joven chica para en un bar de carretera y accidentalmente destroza la bici de un chaval con su coche. Le lleva a su casa y una vez dentro todo es muy extraño. La familia se comporta de una manera muy rara, siempre sonriendo, siempre tratando de agradar al chaval. Con miedo en los ojos. Acaba descubriendo que el chaval tiene poderes especiales y que había acabado con su familia verdadera, menos con su hermana a la que ha quitado la boca y tiene retenida en una habitación. El chaval acaba con su nueva familia y la chica decide ponerle bajo su protección y ayudarle a controlar sus poderes.

Y ya acabamos. La cuarta, Pesadilla a 20.000 pies, la mejor de todas, dirigida por George Miller. Es la que más suspense y tensión tiene.


Un hombre al que le da miedo volar lo está pasando muy mal en el viaje, pero peor lo pasará cuando mirando por la ventana ve un extraño ser caminar por el ala y comenzar a destrozarla. Trata de que la gente que va en el avión lo vea, pero cada vez que alguien mira por la ventana el ser desaparece. Acaba tomando la determinación de destrozar el cristal, lo que produce el caos dentro del avión y el extraño ser se acerca a él. El avión aterriza, el pobre hombre es llevado en una ambulancia y todos se quedan de piedra al comprobar que lo que contaba podría haber sido verdad.

La película termina con el autoestopista del principio que va de copiloto en la ambulancia y le hace la misma pregunta al conductor «¿Quieres ver algo realmente terrorífico?».


Contó con un presupuesto de 10 millones de dólares que triplicó solamente en EE. UU. 

Todas las historias están bien interpretadas, me gusta sobre todo el señor Bloom, protagonizado por Scatman Crotters, en la dirigida por Spielberg.

El doblaje es buenísimo. La voz que más me gusta es la de Felipe Peña, que curiosamente es el que pone la voz a el señor Bloom.

La banda sonora es de Jerry Goldsmith y es, sinceramente, una joya. Pongo el trozo que corresponde a la historia de Spielberg.


NOTA 8,39847 DE 10

Es un peliculón. Si no la habéis visto ya estáis tardando porque os acabará gustando.


Comentarios