Puedes tocar mis tetas


Marchosilla canción de Rachel Bloom, debe ser una humorista muy conocida en territorio useño, de la que lo único que entiendo es el estribillo «puedes tocar mis tetas».









El chiste más viejo del mundo:


Una mujer camina muy alterada por la calle buscando a su perro, llamado mistetas. Se acerca un hombre y le pregunta:
 -Oiga, ¿ha visto usted a mistetas?
 -No, pero me encantaría verlas.


Comentarios