La chispa de la vida (2011)



La chispa de la vida es un dramón realizado en coproducción entre España y Francia y dirigido por Álex de la Iglesia.



Hace muchos, muchos años leí un breve artículo en una revista sobre que alguien estaba rodando una película de ciencia ficción y la producía Almodovar y todo lo que encontraba sobre esa película (Acción Mutante) lo guardaba, cosas en la Fantastic Magazine y en otras revistas. Esa persona era Álex de la Iglesia, persona que yo confiaba fuese la punta de lanza que renovase el cine español. Hasta se permitía cosas como colaborar con Siniestro total en esta canción. Su siguiente película, El día de la bestia, fue la repera. Pero a partir de ahí,  ha hecho lo que le ha dado la gana eso sí, se ha adaptado a los cánones del cine español, ha pasado a formar parte de ese séptimo arte que se critica en la canción de Siniestro, aunque a su manera.

Después de cuatro pelis, para mí, malonas ha realizado esta, que sin ser una maravilla me ha gustado. 

Comienza con un matrimonio durmiendo, él completamente tapado y ella tapada pero mostrando sus encantos. Él es Roberto(José Mota) y ella Luisa(Salma Hayek), un matrimonio de mediana edad que se quiere mucho.

Él, un profesional de la publicidad en paro, fue el que creó la frase de Coca-Cola «La chispa de la vida» pero ese día va a intentar cambiar su situación laboral pidiéndole un favor a un conocido.



La reunión no va nada bien y aquellos a los que hizo millonarios con la famosa frase pasan de él. Al salir de la entrevista es agredido por alguien que piensa que todos los que llevan corbata son unos hijos de pu...

Así que decide pegarse un último lujo antes de caer en la ruina total. Llevará a su mujer a un hotel en Cartagena en el que pasaron la luna de miel.

Llega a esa ciudad pero ve que el hotel no existe y en su lugar hay unas ruinas de un anfiteatro romano. Se pone a curiosear y entra por donde no debe. Un vigilante de seguridad le da el alto, Roberto reacciona huyendo pero al hacerlo tropieza se agarra a una estatua y patapooof.



Cae desde muchos metros. El vigilante baja a ayudarle pero algo ha pasado, Roberto no puede moverse. Las articulaciones y todo lo demás está bien, lo grave es que se le ha clavado un hierro en la cabeza.

Llaman a emergencias que viene rápido. A la vez se monta una representación en el anfiteatro de la que formarán parte periodistas y curiosos.

Roberto llama a su mujer para decirla que le van a ingresar en el hospital, ella sale de Madrid hacia Cartagena, pero a mitad de camino Roberto la vuelve a llamar para decirla que de ahí no le mueven. Ella no se imagina la gravedad del asunto.



Hay algo que me ha vuelto loco en la peli y es un fallo en la linea temporal. Cuando Roberto llega a Cartagena es de día, pero al salir al anfiteatro es de noche. Luego lo rápido que la gente va de Madrid a Cartagena, tardan menos que lo que tardo yo en ir de mi casa al gimnasio (Eso o es que es una noche de más de 24 horas). Me vino a la cabeza la película «Una espía en mi alcoba», que se desarrolla en España y en la que Madrid tenía puerto de mar por lo mal que estaba montada.

El caso es que al ver que hay tanta gente interesada y que hasta tiene cobertura televisiva decide sacar provecho y se pone en contacto con un amigo que tiene una agencia de representación para que le haga más famoso. Llega Salma y todo el peso de la película recae sobre ella, me ha encantado como actúa. Trata de llevar la cordura en una situación que se va de las manos, ya que su marido está lejos de la realidad preocupado solamente por salir en la tele (He de decir que para ganar dinero y sacar a su familia de pobres, no porque sea un ególatra).



El amigo le envía a Johnie (Fernando Tejero) uno de sus trabajadores, que llegará en un pispas desde Madrid y lo enredará todo.

Pasan muchas cosas durante la noche, tratan de quitarle el hierro pero lo descartan al poner en peligro su vida, comienza a llegar mucha gente para mostrar su apoyo (esto me ha parecido bastante cursi). Aparece Fidel (Eduardo Casanova), su hijo gótico, que debía estar pasando el día en Cartagena porque llega muy rápido. Después llegará su hija Bárbara (Nerea Camacho), que no debía estar en la zona entre Madrid y Cartagena porque tarda mucho en hacerlo, pero es una escena muy emotiva.

Salma manda a la porra a Johnie, pero para que su marido crea que su fantasía está saliendo bien convence a una periodista (Carolina Bang) para que le haga una entrevista. Deciden traer un hospital de campaña y operarle in situ. Lo que queda de noche pasa rápido, la noche ha sido demasiado larga.




Si queréis saber cómo acaba, alquiladla.

La historia está bien. Algo que me sorprende es que el guión sea de Randy Feldman, guionista useño del que su obra más conocida es Tango y Cash, me gustaría saber si lo escribió con Cartagena como ciudad escenario en mente, cómo llegó a manos españolas... tantas cosas.

Los actores lo hacen todos muy bien, en especial Salma Hayek. José Mota sorprende, lo que pasa que cuesta quitarse de la cabeza que es quien es.



La banda sonora de Joan Valent es realmente buena, acompaña en todo momento y la pieza final tiene mucha fuerza. Una muestra:




NOTA 7,3198769 DE 10

Nuevamente como productor no estoy muy descontento, pero me gustaría dejar de ser productor forzoso.

Y aunque la nota es alta también digo que no es película para cine, los motivos aquí y aquí, pero para alquilarla o verla en cualquier canal de la tele merece la pena. Eso sí, si sois de llorar, preparad moqueros.




Comentarios