La maldición de Roockford (2011)


La maldición de Rookford es una película inglesa de suspense dirigida por Nick Murphy.



Hace años M. Night Shyamalan soprendió a todos con El sexto sentido un par de años después Alejandro Amenábar le imitó con bastante acierto en Los otros y desde entonces se han hecho varias películas de fantasmas, esta es una de las buenas. 

Ya, ya sé que pensaréis que antes también se hacían pelis de fantasmas, como Poltergeist, pero me refiero al tratamiento. Supongo que la mayoría sabréis a qué me refiero.

A la película: comienza con una sesión espiritista. El espiritismo se puso muy de moda entre finales del siglo XIX y principios del XX (Emilio Carrere, del que os hablé aquí, se burlaba de esta moda). Un grupo trata de ponerse en contacto con el espíritu de la hija de una de ellas. 


En un momento dado salta Florence (Rebecca Hall), la protagonista, y desenmascara al grupo que quería timar a la señora.

Descubrimos que Florence es una chica que se dedica a hacer eso, demostrar que lo relacionado con los fantasmas son cuentos chinos. Aparece en escena Robert (Dominic West), que es el encargado de un internado sito en una mansión que se encuentra en el quinto pino, más o menos. Le cuenta que en el internado ha muerto un chico y que todos lo achacan al fantasma de un niño que murió allí. La chica recela de primeras pero acaba aceptando ir al lugar, la mansión de Roockford.


Al llegar la presentan a la gobernanta, la Sra. Hill (Imelda Staunton),que lleva en ese lugar mucho tiempo. Conoce al director del colegio, un pastor protestante que no ve con buenos ojos que las mujeres estudien. 

Florence va preparando cosas para descubrir si hay truco o no. Durante la noche, mientras espía como Robert se baña, nota algo raro y se asusta. Recorre la casa de arriba abajo.

Al día siguiente se produce un momento escubidú, demuestra que por la noche un grupillo de críos fue el que trató de asustarla. 


La chica sospecha que puede que haya algo más y decide continuar la investigación aprovechando que todos los críos, menos uno llamado Tom (Isaac Hempstead) (Bran Stark de Juego de tronos), se van de vacaciones. Empieza a flojear la película.

Comienza a investigar y a coger amistad con el niño que no se va. Mientras investiga, la suceden cosas con sustillos y encuentra una casa de muñecas enorme en la que ve reflejadas con muñecos las cosas que le han estado pasando.


Se lía con Robert. Siguen pasándola cosas raras y acaba pensando que es Tom el que la asusta y le reprende, ante la mirada de sorpresa de la gobernanta.


Uno de los empleados trata de violarla y ella se lo carga. Y entonces descubre algo que no se esperaba. No cuento el qué para no fastidiar. 

Acaba la película con la chica marchándose, pero dejándote con la duda (al menos a mí) de si es un fantasma o no.


La película es entretenidilla, aunque flojea un poco al final. 

Los actores lo hacen bien todos.

La ambientación es muy buena.

El doblaje está realmente bien.

Daniel Pemberton ha hecho una banda sonora muy a lo grande, fastuosa, con mucho coro, puede ser que hasta en demasía. Os dejo con un resumen de las sesiones de grabación.


NOTA 6,276948 DE 10

Para ver en casa no está mal y en los cines si acaso el día del espectador. ¿Por qué? Las razones: esta y esta,



Comentarios

  1. Coincido más o menos con tu crítica. La película me gustó.

    Por cierto, la única vez que una chica me clavó las uñas agarrándose a mi brazo por una peli de miedo fue por... "Scream" (no, no es coña). XD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario