Underworld: El despertar (2012)



Underworld, el despertar es una película de acción useña dirigida por Mans Marlind y Björn Stein.



Hace casi diez años se estrenó la primera parte de esta saga. Yo pensé «hombres lobo contra vampiros, qué gozada», y la verdad es que me defraudó un poco así que la segunda parte ni la vi. 

Años después, tres para ser exactos, se estrenó la tercera parte entitulada La rebelión de los licántropos, no me llamaba nada la atención pero como lo que ese día había en el cine me la llamaba menos entré a verla y... Menuda sorpresa. Le daba 100 vueltas a la primera.

Así que esta cuarta la vi con pocas ganas pero me ha sorprendido, es mejor que la primera también aunque no le llega a la suela de los zapatos a la tercera (al menos para mí).

La historia comienza con Selene (Kate Beckinsale) resumiéndonos la primera y segunda parte y contándonos cómo los humanos se enteraron de la existencia de vampiros y licántropos y cómo se dedicó a acabar con ellos en lo que se denominó «la purga».



Ella y su amor, el híbrido Michael Korvin (Scott Speedman) tratan de huir, pero en el último momento les tienden una trampa y... ella despierta doce años después en una cápsula de criogenización de un laboratorio en la que pone sujeto 1. Tiene las típicas visiones que le unen a su chico y escapa para seguirlas y encontrarse con él. En la búsqueda tropieza con otro vampiro llamado David (Theo James)que la ayuda. La sorpresa es mayúscula cuando descubre que las visiones no las provoca Michael sino su hija que se llama Sujeto 2 (India Eisley). Al encontrarla son atacados por licántropos que hieren a la cría que se pone muy mala. David decide llevarlas a su escondite para que la curen. Al llegar allí no son bien recibidas por Thomas, el líder (Charles Dance).



El detective Sebastian (Michael Ealy) investiga en secreto la fuga de Selene.

En el escondite dan con la cura al problema de la chica, aún no ha bebido sangre, y la dan la medicina.



Los vampiros son atacados por los licántropos y Thomas les entrega a la niña. En la lucha David muere, pero como recompensa a su valor Selene le resucita antes de ir por su hija.



Contacta con el detective que cuenta como su mujer, enfermera, se había convertido en vampiro y como la quería y como ella se inmoló para que él no tuviese problemas y que por eso va a ayudarla.

Llegan al laboratorio, que resulta ser un lugar en el que los licántropos experimentan para crear un súper hombre lobo. Mientras busca a su hija descubre una sala en la que hay una cápsula sobre la que pone sujeto 3, ahí está su amor.  Da al botón de descongelar y marcha a por su hija. Los lobos la encuentran y se monta la de Dios es Cristo. Hay mucha acción. Selene y su hija se cargan a los malos.



La hija tiene una visión de su padre en la azotea, suben pero al llegar allí ya no está. Se finí.



La historia no es nada del otro mundo, un producto palomitero con bastante acción para ver en el cine o en casa y pasar entretenido una hora y media.

Los efectos especiales son buenos. La pega es que los hombres lobo están hechos por ordenador y parecen más ratas que lobos. De todos los seres fantásticos que pululan por ahí, los licántropos son mis favoritos y no me gusta nada cuando los hacen por ordenador, aunque no de mucho el cante como es el caso.

Los actores no lo hacen mal. La pega es que Charles Dance está muy desaprovechado. Últimamente este actor está metido en todas partes aunque en Juego de tronos lo hace genial genial.

El doblaje está bastante bien.

La banda sonora de Paul Haslinger es buena. No hay nada de esta cinta, así que os dejo algo de una parte anterior.




6,49821712 DE 10

La película es entretenida. Eso sí, antes ved las otras tres en este orden: 3ª, 1ª y 2ª.

Comentarios