Honrosas excepciones: Jack Slater V



Voy a intentar hacer entradas sobre continuaciones de películas. Sí, sí, ya sé que lo de las continuaciones es algo malo y tal, quitando honrosas excepciones. Así que las entradas serán para las honrosas excepciones, es más, así lo titularé... Honrosas excepciones: Título de la película.


Empezaré con una con la que creo que muchos os asombraréis. La continuación de El último gran héroe aunque no se titulará El último gran héroe 2 sino Jack Slater V  para hacer un guiño a la primera parte (A saber qué título le pondrán en nuestro país o en los demás).

Comienza la película en un homenaje por la jubilación de Jack Slater (Arnold Schwarzenegger), mucha gente bien vestida, con uniformes de gala, y él con su americana marrón y su camiseta roja. De repente un coche para, alguien baja con un carrito de bebé y lo deja. El coche sale derrapando y golpea a dos patrullas, toda la gente mira hacia allá y se asusta. Jack camina valientemente hacia el carrito. Alguien le grita: «Cuidado, va a explotar». Jack se enciende un puro y dice en voz muy baja «Es solo una película». Baja la caperuza del carrito se asoma y el espanto aparece en su cara. Un bebé muy mono tiene una carta en las manos. Jack se la quita. En la carta pone lo siguiente: «Papá, te dejo a Jack Quinto un par de semanas. Ahora que estás jubilado, podrás cuidarlo y nosotros tomarnos la luna de miel que no pudimos disfrutar por lo del secuestro de aquel barco del que nos salvaste». 

Llega a su casa con el nieto y tras disparar a los asesinos que siempre están dentro del armario va a la cocina a por un vaso de leche y recibe una llamada «Ve a la mansión Vivaldi. Haces falta para cerrar un caso.»

Los títulos de crédito nos recuerdan que estamos viendo Jack Slater V.  Sobrevolamos una zona de lujosas mansiones, es la misma de Jack Slater IV. En la terraza de la misma mansión vemos a Benedict (Charles Dance) leyendo relajado su móvil. Se escucha un derrape y como se abren bruscamente un par de puertas. Jack aparece con su nieto en un cuco, se queda boquiabierto. 


«¿Sorprendido?» pregunta Benedict
«No sé cómo explicarán esto, es un giro argumental muy cogido por los pelos» dice en voz baja Jack.
«¿Qué?», pregunta Benedict
«Te hacía en otra parte Benedict» grita Arnold señalándole con el cuco. Se sorprende y lo deposita sobre una mesa.
«No, no soy Benedict. Yo soy Benito» Se levanta de un brinco. 
«Jo, parece una mala telenovela» exclama en voz baja Jack. 
«Verás -Benito camina hacia él, tiene cojera-. El primer y único embarazo de mi madre la dio cuatro hijos... Cuatrillizos. Mi padre... bueno y mi madre también, era un poco holgazán y no se comieron mucho la cabeza con el nombre. Nos pusieron el de mi abuelo pero en distintos idiomas. En inglés Benedict, fue el primero, después yo Benito, español. El tercero Benedetto, italiano y el cuarto en francés, Denoit -se para frente a Jack-. Nuestra infancia fue un suplicio porque solo nos llamaban Benedict» 
«Una pena», dice Jack moviendo el cuco. 
«No sé ni porqué te he contado eso» se da la vuelta.
«Cosas del guión» contesta Jack mirando al nieto.
«Sí, sí. Eso será»  replica Benito sin saber que Jack sabe que eso es una película.

Aparece un helicóptero negro súper moderno, con armas por todos lados. Benito se pone una manzana en la cabeza, levanta un brazo y chasquea los dedos. Una ráfaga de balas destroza la manzana, Benito ni pestañea.
«Un chasquido mío y ese piloto te destrozará el corazón igual que esta manzana»
«Una manía muy tonta esa de chasquear los dedos, tu hermano hacía igual»
Benito se enoja pero se sosiega.
«Será rápido. Necesito tu ayuda para cerrar un caso, como te dijeron en la llamada: la desaparición de mi hermano. Si me ayudas daré orden de que liberen a tu hija»
Jack se mosquea.
«Sí, tengo a tu hija. La última vez que hablé con él vivía aquí y me contó que te había conocido.»
Jack no tarda un segundo en responder.
«Era un mal tipo. Lo maté»
Benito no tarda ni medio segundo en chasquear los dedos y agacharse. Jack coge el cuco y se lanza al suelo diciendo «Es una película, es una película»

A partir de este momento todo va in crescendo, se suceden homenajes a distintos géneros cinematográficos, películas, igual que en la primera parte, sin caer en el humor de las películas «loquesea movies» y sobre todo, hay acción. Mucha y buena, de hacerte mover en el asiento cada dos por tres. 

Una aparición bastante buena de Sylvester Stallone haciendo de hijo del difunto Vivaldi (Anthony Quinn) y otra de Austin O´brien interpretando a un hombre al que Jack coge el coche para escapar y que acaba haciendo de niñero del nieto. Jack le pregunta por dos veces si es Danny y él le responde que no, que se llama Milton Kirby.

La escena en la que Jack piensa que quizá ser abuelo y dejar las aventuras no está mal. Se desarrolla en casa del teniente Dekker (Frank McRae). Los dos beben un vaso de leche en el patio del teniente mientras ven como juegan los nietos de Dekker, este dice a Jack que lo mejor que ha hecho ha sido jubilarse y dedicarse a su familia, a ver crecer a los nietos. Jack le mira como esperando la coletilla típica del tipo «Bah, es mentira. Quiero acción», pero Dekker lo dice muy en serio. Jack mira a su nieto dormido y se queda pensativo.

Otro punto a favor es que no usen al bebe para hacer chorradas, o sea que no le digitalizan para hacer cosas como hablar o disparar, es más solo se le ve al principio y al final de la película. Aunque gracias a él, a su cuco más bien, haya escenas bastante graciosas y emocionantes.

Una película que mejora bastante a su antecesora y que vuelve a poner a Arnold en el número 1.

Comentarios