Silencio desde el mal (2007)


Silencio desde el mal es una película de miedo estadounidense dirigida por James Wan.




Otra de esas películas que cogí sin saber qué me esperaba y que ha resultado ser buena, al menos para mí.

Al igual que con el DVD de Tipo duro nos encontramos con un fallo en el comienzo, al salir el título original una voz en off nos dice que el título es Silencio total. ¿Cómo se titula, Silencio total o Silencio desde el mal? Fallo de la distribuidora.

Comienza la película presentándonos a una pareja que se quiere mucho, Lisa (Laura Regan) y Jamie (Ryan Kwanten). Alguien golpea en la puerta, Jamie abre y se encuentra con un enorme paquete, lo abren y ven en su interior un muñeco de ventrílocuo. 


Jamie baja a por la cena y deja a su mujer sola con el muñeco, supongo que sabréis lo que pasa. Jamie es acusado del asesinato, pero el detective Lipton (Donnie Wahlberg) le deja libre por no haber pruebas. Decide ir al pueblo a enterrarla. Al llegar al pueblo lo primero que hace es ir a ver a su padre (Bob Gunton), con quien no se lleva nada bien, y se sorprende al verle en una silla de ruedas y con una nueva esposa (Amber Valleta).


Tratan que se quede en la casa mientras realiza el papeleo, pero él rehúsa. Va a tratar con el encargado de la funeraria y después al hotel. Esa misma noche llega el cadáver de la mujer a la funeraria y Henry (Michael Fairman), el dueño, se queda de piedra al ver el cuerpo ya que le trae recuerdos del pasado.

Tras el entierro de su esposa Jamie se encuentra con una pirada que le lleva a la tumba de Mary Shaw (Judith Roberts), dueña del muñeco y de la que se cuenta una historia de miedo que dice que si al verla gritas, te mata y se lleva tu lengua. Jamie decide enterrar el muñeco junto a ella, pero tiene mala suerte ya que le ve el detective Lipton y lo coge porque piensa que trata de deshacerse de una prueba.



Jamie va a hablar con Henry y este le cuenta lo que de verdad ocurrió con Mary Shaw, era una ventrílocua muy famosa a la que se acuso de haber secuestrado a un niño, la mataron y ella juró que no descansaría hasta acabar con todos los que lo hicieron y sus descendientes.


Jamie decide ir al teatro en el que ella actuaba, que era además su hogar, y descubre que estaba pirada y que el niño desaparecido pertenecía a su familia por lo que decide ir a hablar con su padre. Mientras, Henry recibe la visita de Mary Shaw. 




El detective llega a la casa del padre de Jamie para llevarse detenido a Jamie, pero en ese momento recibe una llamada que le emplaza a que vuelva al teatro. Jamie se escapa seguido de cerca por el detective, que no se cree (obvié decirlo) que haya nada sobrenatural en esto. Al llegar descubren cien muñecos de ventrílocuo y los restos del niño desaparecido. Pero también se topan con Mary Shaw.


Destrozan la mansión, pero como en todas estas películas queda un final abierto. El día que hagan una película de miedo que acabe con todo atado y bien atado llamará mucho la atención.

La película está bastante bien. Es entretenida, cortita y hay momentos en los que estás en completa tensión. La fotografía es buena, pero muy oscura.

Los actores están bastante bien. Es de agradecer que no haya ninguno conocido, al menos por mí.

El doblaje es muy bueno.

La banda sonora de Charlie Clouser es muy acertada, hay momentos que ganan gracias a su partitura.


NOTA 7,39987112 DE 10

Una buena opción para pasar un rato en tensión. Sin haberlo planeado me ha salido un pareado. Bueno, dos. 


Comentarios