Rebobine, por favor (2008)

Rebobine, por favor es una comedia anglo-useña dirigida por Michel Gondry.


Comienza con imágenes de una película en blanco y negro algo chapuceras narrando la vida de un músico. 

Conocemos entonces a Mike (Mos Def), el protagonista, y a su amigo Jerry (Jack Black) a los dos les falta un hervor, Mike es más tirando a buenillo y Jerry va más de listo. Mike vive y trabaja en el vídeo club «Sea amable, rebobine» propiedad de el señor Fletcher (Danny Glover), un vídeo club barato y que solo alquila VHS.


Jerry hace lo mismo en un desguace-taller que hay junto a unas torres de alta tensión y vive emparanoiado con las microondas que, dice, salen de allí.

El señor Fletcher tiene una reunión con el propietario del inmueble en el que vive que le dice que el edificio está ruinoso, cosa que es cierta, y que quiere tirarlo para hacer viviendas nuevas por lo que le da un plazo para abandonarlo o comprárselo.
Todo se empieza a enredar el día que el señor Fletcher va a una reunión de admiradores de Fats Waller (el músico del comienzo). Jerry convence a Mike para sabotear las torres, en el último momento Mike se echa para atrás pero Jerry sigue con su plan, el resultado es que recibe una carga de tropecientos mil amperios que lo magnetiza.

Al día siguiente Jerry va al vídeo club y, debido a su magnetismo, borra todas las películas. A nuestro protagonista se le plantea un problema cuando llega la señora Falewicz (Mia Farrow), amiga del señor Fletcher, a devolver una peli y les pide otra: Los cazafantasmas

A Jerry solo se le ocurre grabarla con la colaboración de su amigo de una manera chapucera pero muy graciosa.


Al día siguiente otro cliente les pide Hora punta 2 y vuelven a grabarla a su manera pero se les plantea un problema a la hora de rodar una escena con besos. Tienen que buscar una chica y encuentran a Alma (Melonie Díaz), una chica que trabaja en la lavandería del barrio pero que resulta ser un descubrimiento.


Gracias al boca a boca la gente llega al vídeo club queriendo ver esas películas. Jerry, haciéndose el chulo, las pone el nombre de  «Suecadas» y añade que es algo que se lleva mucho en ese país.

Como nota decir que después del estreno de la película se llevó bastante lo de hacer «suecadas« (Sweded en inglés). Podéis buscar en youtube. El propio director hizo un tráiler suecada de la película.

Cada vez es más la gente que quiere ver una «suecada». Jerry, Mike y Alma hacen lo que pueden y poco a poco van reponiendo las películas del vídeo club con «suecadas» en las que actúa la gente del barrio.

Cuando el señor Fletcher vuelve no se puede creer ver el establecimiento tan lleno y tampoco puede creer lo que hacen los jóvenes. Pero colabora gustoso pensando en salvarse. Perooo...

Aparece la SGAE, o su homónimo useño, en forma de Sigourney Weaver que les rompe todos los vídeos. El señor Fletcher queda destrozado.


A Mike se le ocurre un plan: rodar la película sobre la vida de Fats Waller para conseguir que no tiren el inmueble en el que, dicen, había nacido esa figura. En el rodaje colabora todo el barrio. La noche del estreno es la noche en la que vence el plazo para abandonar el edificio. La película se proyecta dentro de local para unos pocos, pero no se dan cuenta que la pantalla que usan da a la calle y es vista por todo el barrio.


La película acaba como tiene que acabar... Bien.

Es una película muy simpática, no esperéis una comedia estúpida estilo loquesea movie. No aburre en ningún momento. 

Los actores están muy bien todos. Es, para mí, la mejor película de Jack Black.

El doblaje es muy bueno.

Jean-Michael Bernard ha compuesto una música agradable, acorde con la película que cuenta y que en ciertos momentos consigue emocionar.


NOTA 8,292918226 DE 10

Si queréis pasar un rato agradable vedla, os la recomiendo.



Comentarios