Soy un cyborg (2006)

Soy un cyborg es una comedia romántica surcoreana dirigida por Chan-wook Park.

No hay tráiler en español, lo siento.

No tenía ni idea de qué me iba a encontrar al verla. Sólo sabía que la protagonizaba la misma chica de la anterior película surcoreana que vi, Su-jeong Lim. Y es una película... especial. Es bonita, pero no creo que guste a todos.

El comienzo es muy lioso, se mezclan situaciones y no te enteras bien de qué está pasando. Vemos a Young Goon (Su-Jeong) trabajar en una fábrica y escuchamos una voz femenina que va dando una serie de órdenes o consejos. Y al mismo tiempo vemos a una mujer, la madre de la protagonista, hablando con una médico.


El montaje es tan raro, o está tan mal hecho, que nos cuesta entender que lo que le ocurre a la protagonista es anterior a la escena de la madre y la médico.


Al acabar este confuso comienzo vemos que la protagonista está en un psiquiátrico por intento de suicidio. Una de las compañeras de habitación la pasea por las instalaciones contándola cosas sobre los huéspedes. Uno de ellos llama la atención, es Il Sun (Rain), que juega al pin pon con una máscara de conejo.

Al llegar la noche Il Sun se pone a cepillarse los dientes (su manía) y Young Goon sale de la habitación y camina por los desiertos pasillos hablándole a los fluorescentes y a las máquinas. Il sun la ve y trata de que ella no se percate de su presencia, pero ella está muy ocupada hablando con la máquina de café.


Il sun es un chico especial ya que roba cosas a los demás locos, pero no solo cosas tangibles, puede quitarles (según ellos) las maneras educadas, el ganar al pin pon... 

Young Goon sigue escuchando la voz que le cuenta cosas y le dice que ha de cargarse a los de blanco (médicos), que se llevaron a su abuela. AH, por cierto, se me había olvidado decir que la joven se cree un cyborg.

Otra de las huéspedes, una mujer gorda, llega a un trato con Young Goon, se comerá todo lo que pongan a la joven, mientras que ella se recargará de energía lamiendo los bornes de las pilas.

Young Goon pide a Il sun que robe su compasión. Este acepta y hace la misma pantomima que hace a todos los que les roba algo. La chica, feliz, va hacia los doctores y...


Pero todo está en su imaginación, se desvanece debido a la debilidad de llevar días sin comer. 


Conocemos a otra pareja, una chica que mira la vida a través del espejo en el que se ve reflejada en el tirol ya que su sueño es cantar en el coro Edelweis y a su «novio» que cree que tiene una cinta elástica alrededor de la cintura. La mujer gorda les cuenta que ha creado unos calcetines que hacen que levite. Todo esto lo cuento porque tiene sentido en una escena muy bonita que tiene lugar después.

Young Goon sigue sin comer porque piensa que al ser un cyborg se estropeará. Los médicos deciden darla una terapia de choque. Durante la sesión cree que está en una cabina y que al otro lado su abuela la observa.



Parece que mejora, pero vuelve a recaer mientras imagina que se carga a los doctores nuevamente. La encierran en una habitación especial e Il sun comienza un plan para intentar ayudarla. Los demás quieren colaborar, la chica que canta le dice que la robe la voz y la gorda que la robe los calcetines. Consigue que le encierren en una celda a su lado y entonces pasa esto. 



A mí me parece una escena muy bonita.

Ella sigue sin querer comer y él continúa ayudándola haciéndola creer que ha inventado un dispositivo, el arroz megatrón, y que se lo pondrá en el cuerpo para que pueda aceptar la comida. Ella acepta.

Se lo instala (siguiéndola el juego) y la lleva a comer para comprobar que funciona. Ella come y al tragar el primer bocado imagina, y el resto de huéspedes, como entra en funcionamiento el arroz megatrón.


La manía de no comer se le ha pasado, pero ahora tiene otra e Il sun se apresta a seguir sus fantasías. Salen por la noche en medio de una gran tormenta para que a ella la caiga un rayo que la de cien mil voltios. Pero el rayo no cae y se mojan. Ella dice que hay que quitarse los calcetines que están mojados y al rato él dice que los calcetines no es lo único que tienen mojado. Amanece un día hermoso.


La película está bien, tiene momentos un poco sin sentido y otros bonitos así que queda compensada. Es como si fuera una especie de Alguien voló sobre el nido del cuco con mucha fantasía.

Los actores lo hacen bien, menos la que interpreta a la madre de Young Goon que no me ha gustado nada.

Los efectos especiales son bastante buenos.

El doblaje está bien. Son voces poco conocidas, excepto la de Javier Viñas,  y me han sorprendido gratamente en algunos momentos.

Yeong-wook Jo ha hecho una banda sonora deliciosa en algunos momentos. Me ha parecido muy europea, no me preguntéis qué quiero decir con esto porque no sabría explicároslo.


NOTA 6,59876898 DE 10

No es una mala opción para aquellos a los que les gusten las películas un poco especiales. 

 CINE

Comentarios