Viaje al centro de la tierra 2: La isla misteriosa (2012)


Viaje al centro de la tierra 2: La isla misteriosa es una película estadounidense de aventuras dirigida por Brad Peyton.


Se han hecho muchas películas basadas en novelas de Julio Verne, aunque el 90% sean de las mismas novelas: La vuelta al mundo en 80 días, 20.000 leguas de viaje submarino, Miguel Strogoff, Los hijos del capitán Grant y esta, La isla misteriosa. De las demás novelas de Verne no se han hecho películas o solo una vez. 

Debo confesar que solo he leído 20.000 leguas de viaje submarino y me aburrió un poquito. Pero aún así le agradezco su esfuerzo por tratar de entretener a la gente, que seguro que a muchos lo ha hecho.

Un año antes de que Avatar volviese a poner de moda las inútiles tres dimensiones en el cine se estrenó, usando ese sistema, Viaje al centro de la tierra con Brendan Fraser como protagonista. La película era muy simplona pero debió funcionar y se pusieron manos a la obra para realizar la continuación. Puede que al señor Fraser no le apeteciera trabajar en ella y tuvieron que buscar otro protagonista y tratar de hacer que encajara en la historia. 

¿Cómo podríamos hacer una segunda parte de viaje al centro de la tierra si ya han estado allí? se preguntarían los productores. Podemos hacer una película de otra novela, les contestarían. Ya, pero es que quiero que se titule Viaje al centro de la Tierra 2, se quejaría el mandamás. Bueno, dejamos el título pero le añadimos La isla misteriosa. Acordarían entre todos que era una buena idea y así acabó la elección del título.

Pero los guionistas, que debían ser unas personas muy cultas y leídas, dijeron ¿Por qué no hacemos un guiño a otras novelas como La isla del tesoro y Los viajes de Gulliver? Porque esas novelas no son de Verne, les contestaron. ¡Sigual!, replicaron. Así que decidieron que juntando las tres novelas más famosas sobre islas tendrían un buen comienzo. Ah, y además podemos hacer un guiño a otra novela de Verne, como la de El volcán de oro. El resto asintió con la cabeza. 

Y así llegamos a la película en cuestión.

Comienza con un motorista alocado que acaba en una piscina. El motorista es Sean (Josh Hutcherson), protagonista de la primera parte. Aparece Hank (Dwayne Johnson), su padrastro, que debe ser policía o algo así y le dan al chaval sin que nadie se entere. Veremos el típico roce padrastro-hijastro. Entonces Sean le cuenta a Hank que es un verniano y que ha escuchado un mensaje en clave de su abuelo y lo que quería era descifrarlo. Hank se ofrece a hacerlo porque casualmente sabe qué clave usa.



El mensaje revela que para descubrir el emplazamiento de la isla hacen falta otros dos libros, ya lo mencioné antes, se ponen manos a la obra y descubren que sobreponiendo los mapas de los tres libros aparece el de la isla y las coordenadas de la misma.
Hank convence a su señora esposa, y madre de Sean, de que yendo a ese lugar podrán hacer buenas migas y que una vez hayan visto que no hay nada (eso espera él) irán a Haway de vacaciones.
Al buscar un medio para desplazarse a la isla encuentran al alivio cómico, Gábato (Luis Guzmán), y a su hija Kailani (la guapisimísima Vanesa Hudgens) que tienen un helicóptero. Ella en un principio se niega pero acaban aceptando, obviamente.
Ven una extraña tormenta y en lugar de darse media vuelta siguen hasta meterse en ella y una vez dentro es cuando deciden volverse, pero ya es tarde. El helicóptero se escacharra y ellos aparecen en una playa de la isla misteriosa. Entran en una cueva y chaaas, ven un lugar paradisíaco. Su primer encuentro es con un mini elefante, Sean les cuenta que en esa isla los animales grandes son pequeños y los pequeños grandes. Así que el siguiente encuentro será con un lagarto gigantesco.


Corren, corren y corren hasta adentrarse en la selva. El lagarto no se detiene y justo cuando está a punto de comérselos descubrimos que ese sitio exacto es el lugar en el que Alexander (Michael Caine), el abuelo de Sean, tiene una trampa para lagartos gigantes.


El abuelo tiene unas puyas realmente graciosas con Hank y acto seguido les lleva a su casa hecha en un árbol, les cuenta que esa isla aparece cada 140 años y luego se hunde... 

Pero, si se hunde... ¿La vegetación? ¿Los animales?... Tranquis, ya os he dicho que la veáis sin pensar mucho, además durante los créditos finales hay una mini escena en la que lo explican de una manera muy simplona.

Alexander se va a la piltra y dice que al día siguiente les llevará a un sitio que les dejará sin aliento. Al día siguiente, después de una gran caminata, llegan a una ciudad medio derruida y yo me pregunté ¿Por qué teniendo una ciudad tan enorme con edificios aún intactos el abuelo se hizo una cabaña en un árbol? Alexander les dice que esa isla es... Efectivamente: La Atlántida. Hank, que es muy listo, descubre que la isla se está hundiendo, el abuelo dice que no que aún falta bastante (no sabemos cómo lo sabe, pero recordad: mente en blanco). 

Hacen caso al fortachón y se preguntán cómo salir de la isla. Con el Nautilus, como es lógico, ya que en esa isla está enterrado el capitán Nemo. Pero,  ¿dónde está el Nautilus? Obviamente la información solo puede estar en la tumba del capitán Nemo, que estaba allí al lado. Averiguan dónde se encuentra el submarino y van en su búsqueda. 

Para hacer el camino más corto montan unas abejas... mente en blanco. Pero durante el vuelo aparecen unos pájaros que les atacan. Se forman dos grupos: el del abuelo y Hank con Gábato y el de Sean con Kailani. Vencen a los pájaros, claro. Pero Sean se fastidia un tobillo haciéndose el chulito delante de la chica.


Continúan el viaje y descubren que el volcán en vez de lava suelta oro.


Se detienen a descansar por la noche. A la mañana siguiente Gábato ha desparecido porque se ha ido al volcán a coger oro para darle una vida mejor a su hija. La chica y el abuelo salen en su búsqueda. Sean y Hank van a por el Nautilus. 


Consiguen entrar en el submarino, que se encontraba en el fondo del mar, y Hank, que es muy listo, consigue arrancarlo. La isla se hunde, pero más que hundirse parece que queda destrozada por un meteorito o algo así.

Colorín, colorado la película acaba con todos felices y comiendo perdices. 


Para ver esta película debéis despojaros primero de vuestro raciocinio y dejaros llevar. Hay tantas cosas que no tienen sentido, ya ya sé que es una película fantástica, que como comiences a pensar la dejas de ver. Y la verdad es que para pasar un ratín sirve. 

Me acaba de venir a la cabeza esto. Aunque esa película esté basada en la novela Escuela de Robinsones y no en La isla misteriosa.

Los actores no lo hacen mal, quizá hay ratos en que Vanessa parece estar en otro lado.

Los efectos especiales están realmente bien. Se nota que se han gastado la pasta en ellos.


El doblaje es muy bueno.

Andrew Lockington ha compuesto una partitura espectacular, lo mejor de la película.




NOTA 5,779121276 DE 10

Película para pasar la tarde en casa y que supongo que a los críos les entretendrá.

Comentarios