Ice Age 4: La formación de los continentes (2012)



Ice age 4: La formación de los continentes es una película estadounidense de animación dirigida por  Steve Martino y Mike Thurmeier.



La saga de Ice Age es una de las más flojas. La primera podría tener algo original, poco, pero no pasaba de ser un mero entretenimiento. Lo más destacable de todas las partes es el personaje de Scrat, que en esta parte ha sido el único que ha logrado sacar alguna risa en la sala.

Comienza esta parte con Scrat siguiendo a la nuez. El fruto cae por un hoyo y llega al núcleo de la Tierra. Al tratar de cogerla, mueve el núcleo haciendo que el Pangea se separe y se formen los actuales continentes. La ardilla sale del núcleo y sigue con su persecución.



Mientras, Manfred (Ricky Coello) trata que su hija Melocotón no vaya a las cataratas, una zona a la que van los jovenzuelos de la manada. Ella, que tiene un amigo topo, creo, que se llama Luis (Jonatán López), pero al que todo el mundo llama Ñajo, no le hace caso y se escapa.

Aparece una familia de perezosos, la de Sid (Aleix Estadella), tienen un encontronazo con Diego (Juan Carlos Gustems). Llegan a la manada, abrazan a su hijo, le dicen que han traído a la abuela que la enseñe su cueva y mientras lo hace se dan el piro.



Manfred pilla a su hija en las cataratas y la echa la bronca. Ellie (Mercedes Montalá), su mujer, le dice que es normal el comportamiento patatín, patatán. Pero en ese momento comienza a moverse la tierra. Los tres amigos y la abuela quedan atrapados en un bloque de hielo que va a la deriva: Madre e hija se aprestan a avisar a la manada del peligro y ponen a todos en marcha para evitar ser aplastados por el movimiento de tierras.

En el mar la situación no es muy buena para los amigos, y la abuela, y empeora al encontrar un iceberg pirata. Lo lidera el capitán Gutt (Alfonso Vallés), su segunda Shira (Nuria Mediavilla) es una tigresa que le hace tilín a Diego hay también una morsa tonta y un conejo pasado de ácido y más personajes sin importancia. Hay un número musical curioso, el que mejor canta el doblador del capitán. Se monta una buena y se rompe el hielo en el que viajaban haciendo montar en cólera al capitán que huye dejando a Shira sola. La tigresa es rescatada por los protagonistas.



Mientras, Scart encuentra un mapa que teóricamente lleva a una nuez gigante.

Nuestros protagonistas llegan a una isla habitada por hámsteres, se topan con un grupillo algo belicoso y después de que Sid trabe amistad y consiga hablar con ellos, les proponen liberar a sus amigos a cambio de que les ayuden a hacerse con el nuevo iceberg que está adecentando Gutt.



No puedo continuar, es que esta película es malísima. A la media hora ya quería que acabase. En el cine a los críos que había por todas partes les pasaba igual. Solo prestaban atención cuando salía la ardilla.

La película está plagada de diálogos y situaciones estúpidas, tópicas y aburridas. Lo mismo que los personajes. 

Es muy sosa. La única palabra que describe bien la cinta es: aburrida.

Acaba con Scrat llegando a un conjunto de islas que desde lejos asemejan una nuez y descubre que es la Scratlántida. Pero su forma de ser hace que la isla se vaya al guano.


La animación es normalilla.

El doblaje es meritorio, habida cuenta de lo mala que me ha parecido la cinta. Tiene un pequeño fallo, al capitán le dejan el nombre en inglés y tiene que hacer el típico comentario del tipo: se llama Gutt que significa entrañas. El caso es que a la hija del Mamut si la tradujeron el nombre, Melocotón.

Punto bueno es la banda sonora de John Powell, se la ha currado.





NOTA 3,00191912 de 10

Tiene esa nota por la música y las cosas de la ardilla.

No merece la pena ir a verla a las salas. Me ha defraudado mucho. Es una pena que esta saga haya ido a peor.


Comentarios