Los amos del barrio (2012)



Los amos del barrio es una comedia estadounidense dirigida por Akiva Schaffer.




El año pasado se estrenó Atack the block que me pareció un peliculón y como había rumores de que querían hacer la versión useña al escuchar la trama de esta pensé que sería esta, pero no, aunque se puede ver alguna similitud pero es que la historia es algo que se ha visto ya bastantes veces. Algo que no importa si se hace bien, como es el caso.

Comienza la historia con la voz en off de Evan (Ben Stiller), contándonos que vive en un barrio muy bonito, de una ciudad muy bonita, etc. Es el encargado de un centro comercial y al llegar la hora de cierre se despide del vigilante que le había comunicado orgulloso que tenía la ciudadanía estadounidense. La sorpresa de Ben es mayúscula cuando al día siguiente se entera que el vigilante ha sido desollado.


Decide crear un grupo de vigilantes de barrio. Pone carteles por todos lados, habla en un partido de rugby americano (lo siento para mí fútbol no es). El caso es que se presentan solo cuatro personas: Bob (Vince Vaughn), Franklin (Jonah Hill) y Yamarcus (Richard Ayoade). Como supondréis el grupo tendrá sus más y sus menos y les pasarán cosas tontas hasta que llega lo interesante, que es lo siguiente. 

Volviendo a casa después de lo que ellos consideran una actuación estupenda chocan con algo al bajarse del coche encuentran una bola. Tiempo después prueban esa bola y descubren que es un arma.



Al día siguiente, por la noche también, dos de ellos tienen un encuentro con un extraterrestre, al que vencen.


Al volver a la «base» y mostrárselo a los compañeros sucede un momento muy gracioso ya que en vez de preocuparse por lo que pueda pasar comienzan a usarlo como un pelele y se hacen fotos con él disfrazándolo, en posturas explícitamente sexuales, etc.


Suceden bastantes más cosas, obviamente, como cuando Bob, que es un padre súper protector, va a una fiesta a la que asiste su hija, o como cuando Abby (Rosemarie DeWitt) prepara una noche especial para Evan, su marido, y se fastidia.


Se producen pistas falsas hasta dar con el enjambre extraterrestre y habrá sorpresas, pero como supondréis acabará bien para todos los protagonistas.


No es mala película, un divertimento para pasar el rato, la típica de Ben Stiller. No son obras de arte pero entretienen.

Los efectos especiales están muy bien. El extraterrestre tiene versión real y hecha por ordenador.

Los actores lo hacen bien todos.

El doblaje es muy bueno. 

Christophe Beck ha compuesto una partitura muy buena, ochenteña. Quizá flaquea un poco en los títulos de crédito finales. No hay nada en youtube de esta película así que os dejo otra cosa suya.


NOTA 6,9678121226 DE 10

No es mala película. Para ver en cine un día normal no, en día del espectador. Eso sí, para críos no es. Hay mucha broma de carácter sexual y no lo pillarán.


Comentarios