Django desencadenado (2012)



Django desencadenado es una película estadounidense de vaqueros dirigida por Quentin Tarantino.



Corría el año 1966 cuando de la mente de Sergio Corbucci, entre otros, salió el personaje de Django. Fue tal el éxito de esta película que empezaron a salir Djangos bastardos por todos lados y además sucedió una cosa curiosa, especialmente en Alemania, a muchas películas de vaqueros que no tenían nada que ver con ese personaje se las ponía en el título el nombre Django.

De la original lo único que recuerdo es que Django era un buscavidas chulito que viajaba por el desierto llevando un ataúd.


Comienza esta nueva versión con una fila de esclavos negros, os recomiendo que leáis este artículo, en el que va nuestro protagonista Django (Jamie Foxx), al parecer Tarantino escribió el guión con Will Smith en mente como protagonista pero Smith pasó. Aparece el carromato de un dentista muy parlanchín, el Dr. Schultz (Christoph Waltz). El doctor salva a Django y le cuenta que es un caza recompensas y que le quiere para identificar a tres fugitivos como recompensa le dará su libertad. En la América anglosajona los negros tenían prohibido montar a caballo porque no podían mirar a los blancos por encima así que cada vez que la gente le ve montado a caballo se queda pillada. Django le ayuda a encontrar a los tres hermanos facinerosos, les ajustician y Django se convierte en hombre libre.


Django quiere encontrar a su esposa Broomhilda (Kerry Washington), sus anteriores amos les marcaron y les separaron tras una fuga. Schultz le dice que le ayudará pero que hay que tomarse las cosas con calma, que espere a que pase el invierno y mientras sea su socio. Django acepta.


Pasado el invierno averiguan que Broomhilda está en poder de Calvin Candie (Leonardo diCaprio), para ello deciden engañarle haciéndole creer que quieren comprar un mandingo para las peleas. Django en un principio recela dice que no es posible que haya un negro negrero, históricamente los esclavos negros salidos de África eran vendidos en su gran mayoria por gente negra, pero se mete en su papel y comienza a tocarle las narices a Calvin.


Les llevan a su residencia y allí, como habréis supuesto, encuentran a la mujer pero todo se va al garete por culpa de Stephen (Samuel L. Jackson) el jefe de los esclavos que actúa casi como un padre de su amo.


Pasan más cosas y al final Django y su santa esposa cabalgan, dueños de su libertad, a lomo de sus caballos. Fin


Vaya película más buena. Dura casi tres horas pero se pasa en un pispas. Hay cosas tontas, pero te engancha.

Los actores están muy bien todos. 

DiCaprio se metió tanto en su papel que en la escena de la cena cuando golpea la mesa rompió un cristal y se cortó la mano de verdad pero continuó, no hizo falta rodar más tomas. El caballo que usa Jamie Foxx en la película es de su propiedad, al final incluso se da el lujo de hacerle bailar. Franco Nero, el Django original, tiene un cameo e incluso se dobla en la versión en español, creo.

El doblaje es realmente bueno.

La banda sonora es, como en casi todas las de Tarantino, a base de temas de otras películas o canciones modernas. Lo siento, no me gusta que se metan canciones modernas en películas que se desarrollan en otros momentos históricos. Las composiciones que ha metido de otras películas quedan como un guante. 


NOTA 8,28123618 DE 10

Vedla tanto si os gustan las de vaqueros como si no, merece la pena pagar unos eurillos el día del espectador para hacerlo.

Comentarios