Doomsday, el día del juicio (2008)



Doomsday, el día del juicio es una película de aventuras realizada en coproducción entre Alemania, Gran Bretaña, Sudáfrica y Estados Unidos dirigida por Neil Marshall.



Los que crecimos en los 80 (y 90) somos una generación afortunada, supongo que los que hayan nacido en otras décadas dirán lo mismo pero están todos equivocados. Da gusto pensar que tenemos algo en común J.J. Abrahams, Neil Marshall y yo... entre otros. Hay varias diferencias entre los tres, la más evidente es que si yo me dedicase al cine la gente se quedaría maravillada porque soy más mejor.

¿Qué a ton de qué ha venido esa perorata? Pues a que esta película mezcla impunemente varias películas de los ochenta, os cuento...

Comienza con una voz en off que nos cuenta que en el 2008 comienza una epidemia por la zona de Escocia y lo que se hace es cerrar esa parte con una gran muralla, muralla que incluso está en el mar. Primer homenaje: 1997, Rescate en Nueva York. Poco antes de cerrar la muralla, la gente se apelotona para poder llegar a la zona no infectada pero los militares no les dejan y se forma una revuelta en la que una bala destroza el ojo de una niña, que será la protagonista. La madre consigue que su hija se salve.



Pasan los años y vemos que Eden (Rhona Mitra), la niña, ha crecido  y que trabaja para la policía. Nos enteramos también que por haber hecho lo del muro el mundo ha dado la espala a Gran Bretaña y hay malvados que se dedican al tráfico de ingleses. La operación para desmantelar esa trama la lleva Eden, entra en el barco y lo primero que se encuentra es a una tía desnuda metida en una bañera ¿¿¡¡!!?? que comienza a dispararla. Eden no es nada higiénica ya que tiene un ojo biónico que se quita cada dos por tres para tirarle al suelo y ver que hay por allí, luego lo recoge y sin limpiarlo ni nada se lo vuelve a poner. Como habréis supuesto ganan a los malos.

Eden tiene un jefe que es como su padre llamado Bill (Bob Hoskins) que la dice que se tome unos días libres peroooo... 

El virus Segador vuelve a aparecer por Londres y comienza a cundir el pánico, los infectados no se convierten en zombis ni nada por el estilo simplemente se cubren de bultos con pus pero... El gobierno decide mandar a nuestra heroína a Escocia porque han visto que aún hay gente viva y creen que son inmunes. Nuestra protagonista se hace cargo de la misión, la dan un par de tanquetas blindadas del copón y un grupo de militares expertísimos, bio-uniformes, armas súper molonas y un par de médicos para que estudien a la gente.



Nada más cruzar el muro se encuentran con una vacada, poco después llegan a la ciudad y se ponen a investigar en el hospital. Pero aparece un grupo, que comienza a atacarles. Vemos como el blindaje de las tanquetas era una caca de la vaca porque los cristales son de pichiglás y como hubiesen podido ir en chándal a la misión ya que los bio-uniformes no sirven para nada. El grupo de militares queda reducido y conocemos a Sol (Craig Conway), el jefe de esos bárbaros. Nuevamente el director y guionista homanejea a la película de John Carpenter y descubrimos que los malos son caníbales, aunque hay algo que no cuadra ya que cerca de 1000 personas se comen a uno solo y encima sobra. 

Eden se escapa ayudada por Cally (MyAnna Buring), que estaba encarcelada y llegan a la estación de la ciudad donde les está esperando un tren. Logra comunicarse con Norton (Adrian Lester), su compañero y en el último segundo todos los que están vivos del grupo se salvan.


Cally es hermana de Sol e hija de Kane (Malcolm McDowell), un famoso investigador al que todo el mundo daba por muerto. Cada 4 minutos una sorpresaa, yujuuu.

El tren llega al final del tramo y atraviesan lo que en tiempos fue un búnker ultra secreto del ejército y entonces nos damos cuenta que el director y guionista debía estar pasado de lo que fuese cuando lo escribió y que quienes se lo produjeron debían estar peor que él porque nada más pasar el búnker se encuentran con...

 

Equilic, al otro lado del túnel viven como en la Edad Media, hay caballeros, viven en castillos y su líder es Kane que gobierna con mano dura. No sé cómo la gente se ha hecho tan rápidamente con vestuario de la Edad Media y ha dejado las ropas actuales, aunque he de decir que no me desagrada.

Parece que la plaga no fue tan grave porque hay más gente dentro de la zona infectada que fuera por lo que parece. 
Eden le pide que vaya con ella a Londres porque el virus Segador ha vuelto a hacer estragos y puede ayudarles con la cura. A grosso modo él cuenta que no conoce la cura, que cree que los que se han salvado es porque eran más fuertes y que la zurzan. Eden lucha contra el caballero más fuerte del castillo y le gana, obviamente. Escapa junto a Norton, Cally y uno de los médicos. Van al búnker ultra secreto del ejército y ¿qué es lo que encuentran? ¿Armas? ¿Un tanque? Nones. Un Chrysler y un móvil. 

Salen del búnker y... ¡Sorpresa!, hemos cambiado de película, ahora estamos en Mad Max.

Hay una persecución de coches y tal y luego llega el final que es la cosa más estúpida y sin sentido que he visto en mucho tiempo.

Aunque entretiene es una chorrada como la copa de un pino y acaba siendo una comedia, espero que voluntariamente. 

Hay bastante casquería, situaciones y diálogos ridículos. 



Las escenas de acción no están mal.

Los actores están curiosillos.

El doblaje es muy bueno. 

La banda sonora de Tyler Bates es pasable y punto. 


 NOTA 5,29811235 DE 10

Si sois fans de Mad Max, 1997 Rescate en Nueva York y películas de infectados, caníbales y de la Edad Media... Esta es vuestra película. 


Comentarios

  1. Esta peli la vi en el cine cuando se estrenó. Lo que me dio pena es que podrían haber hecho una buena historia con algunos de los elementos que tenían, pero al final salió esto. Me gustó mucho más "28 semanas después", que es muy parecida pero centada en Inglaterra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta más la de 28 semanas después y esta no está mal pero son tantas las fantasmadas que acaban cansando :)

      Eliminar

Publicar un comentario