Pontypool (2008)


Pontypool es una película canadiense de suspense dirigida por Bruce McDonald basada en la novela, no editada en España, de Tony Burguess.


No hay tráiler en español.

Leí sobre esta película en un foro, decían que era de infectados pero no de los típicos, y como la ponían tan bien me hice con ella, obvio decir cómo.

Comienza con una de esas líneas que cuando alguien habla suben y bajan mientras ese alguien cuenta la historia de Pontypool, Ontario, Canadá.  

El otro día me enteré de dónde viene el nombre de Canadá: Un español, Esteban Gómez, tras explorar la zona buscando un paso que llevara del Atlántico al Pacífico escribió, frustrado supongo, sobre el mapa «Acá nada» y así quedó.

A lo que iba, amanece el día de San Valentín en Pontypool. Grant Mazzy (Stephen McHattie), un conocido locutor de la radio, discute con su representante, fuera nieva, para en un semáforo, se le cae el móvil, se agacha a recogerlo y al levantarse ve junto a su coche a una mujer que le dice cosas sin sentido.



La mujer desaparece igual de misteriosamente que apareció y Grant sigue su camino. En la emisora le espera Laurel-Ann (Georgina Reilly), juntos comienzan la anodina transmisión. Poco después llega Sydney (Lisa Houle), la jefa y con ella, aunque ella no sea la causante, noticias del exterior un poco raras. Gente que ataca a otra gente, explosiones, histeria. Grant narra lo que le van pasando, exagerando las cosas en momentos ya que piensa que lo mismo no es verdad, pero poco a poco todo se vuelve más agobiante. Grant decide salir a tomar un respiro y nada más salir tienen que volver a entrar porque alguien viene.


Grant sigue transmitiendo, ahora con el susto en el cuerpo, cuando aparece por un ventanuco el doctor Méndez (Hrant Alianak), que les cuenta que no es un virus cualquiera, que es un virus que se transmite a través del habla, pero no en todos los idiomas, solamente a través del inglés.


Y a partir de aquí comienza a decaer la película, se vuelve un pelín confusa en la resolución y aunque mantiene la tensión un cierto tiempo ya no es lo mismo. Durante los títulos de crédito finales se escuchan trozos de noticias, falseadas, contando lo que pasó en Pontypool y tras ellos hay una escena que no he entendido con los dos protagonistas.

La película debió tener bastante éxito y hay planeadas dos precuelas. En un principio tenían pensado haberla hecho de una manera un tanto estúpida, según mi parecer, los 90 minutos del metraje hubiesen sido la voz de Grant narrándolo todo.

Los actores lo hacen bien. 

No hay doblaje ya que para bien o para mal no se ha estrenado en nuestro país, España. 

La banda sonora de Claude Foisy es curiosa, simplona pero esta película no necesita más. Picando aquí un ejemplo.


NOTA 6,09921336 DE 10

Si sois aficionados a las películas de zombis o infectados puede que os interese, aunque no hay sustos.

CINE 

Comentarios