The master (2012)



The master es una película estadounidense de arte y ensayo dirigida por Paul Thomas Anderson.


Había leído tantas cosas de esta película antes de su estreno. A muchas personas en distintos foros les caía la baba pensando y hablando de ella, de cómo iba a ser. Hablaban de la espectacular actuación de Joaquín Phoenix cuando simplemente salieron unas fotos, se pusieron peor cuando salió el primer vídeo. Y yo pensé que igual tenían razón. La historia prometía, al parecer iba a tratar sobre la vida del creador de la cienciología, pero esa secta puede mucho y para que no hubiese problemas legales cambiaron nombres y tal. Aunque me da a mí que las cosas que vemos en la película poco tienen que ver con la realidad, que son comidas de olla de su guionista y director.


El que conservase el título en inglés me hizo sospechar que principalmente iría destinada a gente que se considera superior intelectualmente a los demás y a aquellas que fingen serlo.

Comienza presentándonos a Freddie (Joaquín Phoenix) durante la segunda guerra mundial. Es un hombre desestructurado, muy salidorro, alcohólico y algo violento. Acaba la guerra y se coloca como fotógrafo en unos grandes almacenes. Pero su carácter hace que le echen y una noche de borrachera acaba en el barco de Lancaster Dodd (Philip Seymour Hoffman), que lidera una secta un tanto extraña, forma parte de ella toda su familia y hay una relación un tanto incestuosa entre el líder y su hija Peggy (Amy Adams, preciosa).


Lancaster le toma cariño a Freddie y trata de cambiarle. Le lleva a reuniones de la secta, le hace unas pruebas en una especie de enseñanza maestro alumno tipo Karate Kid. Y la verdad es que el resto de la película es de un tedioso que duele. Más aburrida que Lincoln. Si con otras películas aburridas miraba cada poco el reloj con esta le tenía entre mis ojos y la pantalla todo el rato.


Un truño. No hay nada emocionante. Es demasiado repetitiva. Aunque siento alivio al pensar que podía haber sido veinte minutos más aburrida.



La ambientación y la fotografía son excelentes.

Los actores lo hacen muy bien, aunque Joaquín está algo sobreactuado.

El doblaje es realmente bueno.

La banda sonora de Johny Greenwood es buena con momentos un poquitín extraños, pero va a las mil maravillas con la cinta.



NOTA 2,970071012 DE 10

Si alguien os invita a verla poned escusas, huid, o llevaros una buena almohada si no podéis decir que no a esa cita. En fin, que es un truñazo de padre y muy señor mío.

Comentarios