Músculos de acero (1976)



Músculos de acero es una película de arte y ensayo estadounidense dirigida por Bob Rafelson basada en la novela de Charles Gaines.


No hay tráiler en español.

Os he contado alguna que otra vez que soy admirador de Arnold. No sé si os he dicho que tengo casi todas las películas en las que sale, me faltan tres o cuatro, y esta sobre la que os escribo es una de las que tengo en VHS, pero que no había visto nunca... y creo que no volveré a ver jamás. Curiosamente ha tenido otro par de títulos en España desde su estreno: «El Gran guardaespaldas» y «A fuerza de músculo».


Comienza la película con la voz en off de un señor mayor diciéndole algo a su sobrino y vemos a su sobrino caminando por el bosque. A partir de aquí, min 1 aprox., la película comienza a hacerse ininteligible y estúpida. El sobrino es Craig Blake (Jeff Bridges), un niño de papá cuyos padres acaban de morir, creo, y que trabaja en una inmobiliaria. Está muy bien considerado y le encargan hacerse con un edificio. Ese edificio es el gimnasio Olímpico.

Nada más llegar conoce a Mary Tate (Sally Field, muy guapina), que es la recepcionista y a Franklin (Robert Englund) otro trabajador del gimnasio. Sí, en la misma película están Conan, Freddy y El nota



Esa misma tarde Craig va al gimnasio a entrenar y conoce a Joe Santo, que curiosamente es un austríaco ganador del Mister Universo.



Craig se hará amigo de Joe, que es novio de Mary Tate y se ligará a Mary Tate. Ella se irá a vivir con él pero seguirán siendo tan amigos de Joe. No sé, una cosa rara que no sé explicar y los guionistas de la película tampoco.



Los gimnastas llevarán por la mala vida a Craig. Y... la verdad es que no me enteré de por qué ocurría nada. Solo me acuerdo que de repente Joe le lleva a un paraje pintoresco en el que se junta con un grupo de pueblerinos para tocar instrumentos de cuerda.



También recuerdo que Craig lleva a Mary Tate a una fiesta de la alta sociedad pero pasa de ella y se emborracha. Ella le deja. Los de la inmobiliaria de Craig deciden echarle una mano para que compre el gimnasio cuanto antes y hablan con Thor (R.G. Armstrong), el dueño, al que ofrecen un par de putillas y llegan unas cutre escenas seudo eróticas. Al día siguiente, día del campeonato, la chica va al gimnasio y es forzada por Thor. Pero aparece Craig y se produce una bronca que llega a oídos de Joe y sale pitando del campeonato. Recuerdo también que el resto de participantes sale corriendo tras él y ...



Y no quiero recordar nada más, porque esta película es pésima, un truñaco. No cesan de suceder cosas a las que no les veo sentido.

Arnold ganó el Globo de oro al «mejor actor debutante», sorprendentemente, ya que esta era su cuarta película.

Los actores no lo hacen mal, aunque os pueda parecer raro. Lo malo de la película es la historia, el guión, los diálogos...

El doblaje tampoco es una maravilla. Se trajo a España en el 87 aprovechando el tirón de Arnold y seguro que la doblaron deprisa y corriendo. Hay un fallo algo tonto, el personaje de Arnold se llama Santo, pues se tiran toda la película llamándole Santos.

En cuanto al apartado musical aparece en imdb que la banda sonora está compuesta por Bruce Langhorne y Byron Berline. Creedme cuando os digo que no escuche música más que en tres ocasiones: al principio, cuando Arnold toca el violín y en la competición, y la música que sale en la competición es el tema principal de la película Éxodo. Os dejo con algo de Langhorne para la película Hombre sin fronteras ya que no hay nada de Músculos de acero.




NOTA 2,9872121226 DE 10

Es la peor película de Arnold que he visto. Lo siento señor Schwarzenegger pero prefiero mil veces la de El guerrero rojo a esta.


Comentarios