Exploradores (1985)



Exploradores es una película estadounidense de aventuras dirigida por Joe Dante.


No hay tráiler en español.

Acababa el año 1985 y como cada Navidad por aquella época venía mi tío de Burgos, y como cada Navidad nos llevó al cine. Él quería ver la de El caballero del dragón, yo esta, nos medio convenció para ir a ver la de Miguel Bosé, pero a la hora de ir al cine «me equivoqué» y llegamos al cine en el que echaban Exploradores pillados de tiempo, así que no le quedó más remedio que ver esta, y salimos todos muuuy contentos.

Comienza la película en un sueño que tiene Ben (Ethan Hawke) en el que ve un extraño dibujo, se despierta y se lo cuenta a su mejor amigo Wolfgan (River Phoenix) que tras examinarlo descubre que es el dibujo de un circuito impreso. Conocemos también al chulito del grupo Steve (Bobby Fite), que viene de una familia desestructurada, que ayuda a Ben cuando el matón del cole le está martirizando. Ben va a ver a su amigo Wolfgan, que se ha hecho el enfermo, para ver que hace el circuito impreso y tachaaaan, ha descubierto que crea una bola que se desplaza y que puede cambiar su tamaño. Así que deciden hacer una prueba con uno de ellos.



Es increíble lo que hacen con un ordenador con un procesador de 1,4Mhz y 128 kb de Ram, que es la capacidad que tenía el Apple IIc que sale. ¡Lo que podrían hacer con cualquier móvil de los de ahora!



A lo que estábamos. Deciden probarlo con uno de ellos y descubren que dentro de la bola no hay oxígeno y tras un intento un tanto fallido consiguen controlarlo y Ben lo utiliza para espiar a Lori (Amanda Peterson), su amor platónico.



El caso es que cierta noche los tres tienen un mismo sueño y se deciden a hacerlo realidad, para ello roban en una chatarrería varias piezas y se construyen un OVNI muy resultón. Además descubren como llenar con oxígeno la esfera.




En el vuelo de prueba tienen la mala suerte de topar con un helicóptero pilotado por Charlie (Dick Miller), que se queda atemorizado pensando que es un ovni, pero que siguiendo una corazonada consigue dar con ellos. Hay un momento en el que Charlie está leyendo el periódico y la noticia de la portada es: «Los disturbios de Kingston Falls siguen sin explicarse», guiño a la película Gremlins.

Nuestros protagonistas continúan con el plan, se meten en la nave y esta les lleva al espacio. Recorren cientos de millas hasta que llegan a una terrorífica nave que les engulle.



La nave está llena de sorpresas que les llevarán a los dueños de la nave, dos extraterrestres verdes; Nik se llama ella y Uac él. Ben se queda sorprendido y defraudado en el momento del contacto ya que lo primero que escucha de Uac es: «¿Qué hay de nuevo, viejo?». Los dos extraterrestres les cuentan que conocen cosas de la Tierra gracias a la televisión, e incluso cantan una canción de Little Richard. Ben que ansiaba conocer los secretos del universo se queda pasmado ante una sorpresa mayor... Una enorme nave les atrapa.



El asaltante resulta ser el padre de Nik y Uac que está muy mosca porque le han robado la nave. Los chicos vuelven a la Tierra, su aventura ha terminado de una manera feliz. Estuvieron donde ningún hombre había estado antes.

Es un peliculón ochenteño, una película de cuando las películas de Spielberg eran películas de Spielberg. Tiene aventura, tiene humor...

Los efectos especiales y los monstruos están muy, muy bien. Las manos son un homenaje a los marcianos de la versión de 1953 de «La guerra de los mundos».

Los actores lo hacen todos muy bien. Fue la primera película de Ethan Hawke.

El doblaje es una gozada, buenísimo.

¿Qué decir de la banda sonora? Que el señor Goldsmith compuso una música realmente impresionante. Contiene un tema que me gusta escuchar para sentirme bien, este que os dejo aquí debajo.




NOTA 10 DE 10

No dejéis de verla, o de volverla a ver o de hacer que la vean vuestros sobrinos, hijos o nietos.


Comentarios