Jack Brooks: Cazador de monstruos (2007)



Jack Brooks: Cazador de monstruos es una película de aventuras canadiense dirigida por Jon Knautz.




Comienza la película en una frondosa selva en la que los nativos están luchando contra un cíclope. Se produce el caos, la gente grita aterrorizada, entonces el jefe de la tribu se acerca a una choza y en su interior vemos a Jack (Trevor Brooks). Que comienza a contarnos su vida.


Nos cuenta que tiene muy mala ostia, pero que no siempre ha sido así. Que todo comenzó cuando siendo niño vio como un troll del bosque se comía a su familia y él huyó. Nos cuenta que trabajaba de fontanero y que no sabía qué hacer con su vida y que iba al psiquiatra cada poco hasta que un día su profesor de química (Robert Englund) le pidió que fuese a mirar las tuberías de la casa que se acababa de comprar.


Mientras Jack trata de arreglarlo mete la pata y las tuberías mueven la tierra del patio de la casa dejando escapar un ser maligno que se mete dentro del profesor y le obliga a desenterrar algo que hay en el patio. Lo que desentierra resulta ser un cadáver en el que hay un corazón negro que el profesor se come de un bocado. 


Mientras Jack va a la ferretería a por una pieza para arreglar el desbarajuste que hizo y el dependiente, un anciano al que le falta una mano, le dice que esa casa está maldita y le cuenta que cuando él era pequeño vivía ahí con su tío y que un día éste trajo un corazón desde Japón que supuestamente pertenecía a un demonio. Y que su tío lo comío y se volvió loco. El profesor va a clase, pero si antes era despistado ahora lo es más y encima más asqueroso. Eve (Rachel Skarsten), la novia de Jack, comienza a tontear con un pijo porrero y a nuestro protagonista no le gusta mucho. 


De repente, el profesor se transforma en un enorme monstruo y comienza a transformar a los alumnos. Menos a Jack, la novia y otra chica que echan patas. Pero Jack recuerda que eso mismo fue lo que hizo de pequeño y decide que no será un cobarde y vuelve para acabar con los monstruos.


Termina en el poblado del principio, Jack sale de la choza y va a por el monstruo.

Es una película entretenidilla, tiene bastantes momentos en los que baja un poco el nivel. Cada vez que va al psiquiatra, pero mantiene el interés.

Los efectos especiales están muy bien. Son sobre todo efectos de maquillaje, aunque el demonio es un muñeco enorme que canta un poco. Para poder moverle se necesitaban 8 operarios.

Los actores no lo hacen mal.

El doblaje es bueno. Aunque hay una voz de una chica que no me acaba de gustar. No hay ficha en la página que suelo usar.

Ryan Shore ha compuesto una buena banda sonora. Si picáis aquí escucharéis un ejemplo.


NOTA 6, 89123872 DE 10


Es la película perfecta para ver con los amigos una noche de sábado con un par de copichuelas. No esperéis sustos, no los hay. 


Comentarios