Fast and furious 6 (2013)



Fast and furious 6 es una película estadounidense de acción dirigida por Justin Lin.



Es un poco tonto que una saga que empezó titulándose en español, para saber lo que pienso sobre los títulos picad aquí, ahora les haya dado por titularla en inglés. Queda un poco cutre. 

Y ahora una chorradilla que se me acaba de ocurrir.


Hace unos cuantos años los de Hollywood quisieron hacer su propia versión de «Perros Callejeros» y tras un par de pequeños cambios salió la que sería la primera parte de esta saga, uno de los cambios fue el nombre de uno de los protagonistas que pasó de Torete a Toretto. 

Vale, es una chorradilla de las grandes, pero ahí queda.

Ahora en serio, en el año 2001 se estrenó la primera parte de A todo gas. Una película normalilla sobre un poli que se infiltra en un grupo de atracadores que además hacen carreras ilegales. El caso es que tuvo un par de continuaciones que ni fu ni fa, y un par de cortos, hasta que llegó la cuarta parte que subió el nivel, aunque la que lo subió aún más fue la quinta. Una continuación que parecía más un inicio y que tenía acción para dar y tomar. Ha contado con un presupuesto de 160 millones de dólares y ha recaudado 788.


Comienza esta sexta parte en España, en las Islas Canarias. Toretto (Vin Diesel) y su cuñado Brian (Paul Walker) corren a lo largo de la costa con sus coches para llegar al hospital ya que Brian va a ser padre. Acto seguido nos vamos a Moscú, ciudad en la que ha habido un atentado y el agente federal Hobbs (Dwayne Johnson) descubre, a su manera, quien lo hizo.

Después volvemos a las Canarias. Hobbs aparece en casa de Toretto y le dice que no ha sido difícil encontrarle y Toretto le dice que está ahí porque no hay extradición. Que yo sepa España sí tiene tratados de extradición con los Estados Unidos.

Hobbs le muestra una foto en la que aparece nuestra princesa... Es que se llama Leti Ortiz (Michelle Rodríguez). Toretto se queda pillado porque pensaba que Leti, su mujer, estaba muerta y decide aceptar la propuesta de Hobbs de pillar a los malos. Para ello llama a parte de su panda, aunque ellos se definen más como familia. Perdonad que no ponga nombres pero estoy en plan zángano.



Se van a la capital de la Gran Bretaña, Londres, donde están en un tris de pillar al malo, Shaw (Luke Evans) que se las sabe todas y provoca una catástrofe del copón. Toretto encuentra a su mujer, pero ella no sabe quién es, ya que perdió la memoria, y le pega un tiro.



Descubren que Shaw y su gente quieren robar unas piezas para formar un arma que sembraría el pánico en el mundo y que la última pieza está en una base aquí en España. Así que se vienen para acá. El malo y su gente se hacen con un tanque y se monta otro pifostio del copón en una autovía. Pero nuestros protagonistas son los mejores y atrapan a los malos.


Con lo que no contaban es con que Shaw es más malo que la quina y ha secuestrado a la mujer de Brian, hermana de Toretto y exige que le dejen en paz. 


Los militares, no sé si son españoles o si es una base de la OTAN, no quieren pero Toretto, Hobbs y los demás se imponen y le dejan ir, aunque van detrás de él. Los buenos persiguen a los malos a lo largo de una pista de aterrizaje que es más larga que los campos de fútbol en los que jugaban Oliver y Benji. Hay peleas y como habréis supuesto los buenos ganarán, aunque habrá pérdidas. 

Hobbs les consigue el indulto y vuelven a los EE.UU. Pero cuando todo parece tener un final feliz aparece Ian Shaw (Jason Statham), por el apellido suponemos quién puede ser, que se carga a un miembro de la banda de Toretto mientras le llama y le dice «Dominic Toretto. No me conoces, pero estás a punto.»

Dicen que en Hollywood ya no hay originalidad, que todo son secuelas, pero si las secuelas que se hacen son como esta, bienvenidas sean. Lo tiene todo, una trama curiosilla, acción, humor (sobre todo con el personaje que interpreta Tyrese Gibson). Es más, las chicas no podrán poner pegas porque no solo hay peleas de tíos, también las mujeres se dan de palos.

Los actores lo hacen muy bien.

Las escenas de acción son de lo mejorcito.

El doblaje es muy bueno. Juan Carlos Gustems, la voz de Vin Diesel, y Jordi Boizaderas, la de Dwayne Johnson, son voces de hombres hombres.

El español Lucas Vidal  pone la música en esta película y lo hace muy bien. No hay nada en youtube, así que os dejo con el tema principal de la película, aunque Vidal no tenga nada que ver con el compositor.




NOTA 8,00291816 DE 10

Esperemos que la continuación, el final de esta dice que la va a haber sí o sí vaya a mejor y que la distribuidora se digne a poner el título en español. 



Comentarios