Una de zombis (2003)


Una de zombis es una comedia española dirigida por Miguel Ángel Lamata.




Cuando vi este tráiler el año que se estrenó pensé que sería una caca y ni me molesté en verla, ni siquiera bajada. El caso es que hoy sí que lo he hecho, bajarla y verla, y...

No esperéis ver zombis de este estilo o de este otro, y mucho menos de este otro. Son más del estilo de la película «Estamos muertos, ¿o qué?».

A la película.

En un sótano lúgubre se despiertan Caspas (Miguel Ángel Aparicio) y una chica (Salomé Jiménez) que no saben por qué se encuentran ahí. Caspas comienza a recordar y se lo va contando a la chica.

Resulta que Caspas tenía un programa en la radio y un amigo un tanto friki, Aijón (Miguel Ángel Aijón). El programa es de misterios y tiene de invitados a gente como Tristranbraker.



Aijón es el típico nini, tiene un padre un tanto calzonazos y buena persona (Marianico, el corto) y una madre (María José Moreno) muy mala que ya está harta de él y que lo echa de casa. El shock de estar fuera de casa hace que Aijón se plantee rodar una película, para ello busca la ayuda de su amigo que en un primer momento pasa de él, pero que después se apunta.

Para poder rodarla necesitan un guión y productores. Caspas encuentra a una chica que afirma haber trabajado con Tarantino. Aijón se pone manos a la obra con la escritura, mientras se comienzan a suceder cosas a su alrededor.



Aparecen unas personas que pertenecen a un grupo satánico Johny Maldad (Raúl Sanz), Morlaco (Luis Orna) que son dirigidos por Entrecot (Santiago Segura), que transforma a la gente en zombis.



Aparece también «El duende» (Nacho Rubio), que lucha contra la gente de Entrecot y consigue la ayuda de Aijón, que sigue escribiendo el guión. Tras una lucha entre «El duende» y los malos Aijón se emborracha y conoce en un bar a la chica del principio, a la que cuenta que está escribiendo un guión. Ella se irá con él a su casa.


La cosa se irá embrollando más, los de la secta secuestran al Chapas. Aijón acabará su guión, irá a rescatar a su amigo con «El Duende» y nos enteraremos que todo lo que ha estado pasando ha salido de la imaginación de Aijón. Eso me recordó mucho al peliculón «En la boca del miedo».

Termina con Aijón mostrándole el guión a Santiago Segura, haciendo de él mismo.

Me ha gustado. Comienza de una manera un tanto cutre que desanima a no seguir viéndola. Pero a medida avanza mejora. Tiene puntazos y momentos un tanto manidos.

Hay muchos cameos. De entre ellos destaco a Marianico, «el corto» que lo hace realmente bien. Hay un momento muy simpático cuando Aijón le cuenta que va a hacer una película y él le dice que la haga que se entienda, Aijón le responde que a él le gusta el cine de Tarantino, Scorsesse y Cronenberg y el padre le responde: «Tú hazle caso al Tarantino, hazle caso al Scorzese, hazle caso al Cronenburg... pero a tu padre no. Tú hazle caso a todo el mundo menos a tu padre». También me gustó Santiago Segura interpretando a Entrecot. El personaje que menos me ha gustado es el de Caspas, no me refiero al actor sino al personaje.

De la música se encarga Carlos Jean, normalilla. No hay nada de lo compuesto por el señor Jean para esta película ni para ninguna otra, en Guerreros hizo un trabajo cojonudo, así que os dejo con esta curiosidad.




NOTA 6,1893401 DE 10

No es que sea una joya, pero al menos entretiene. No sé hasta qué punto soy productor forzoso de esta película ya que solo salen agradecimientos a un par de instituciones y no salen rótulos del tipo «Con la colaboración de:». Si no ha contado con dinero público sumadle 0,70 si sí ha contado y no lo ha puesto, restádselo.


Comentarios