Zombies Party (Una noche... de muerte) (2004)



Zombies party (Una noche... de muerte) es una comedia franco-anglo-useña dirigida por Edgar Wright.


No hay tráiler en español.

Empezaré con el título. El original es Shaun of the dead (Shaun de los muertos), haciendo un juego de palabras con el título de la película de 1978, remakeada el mismo año que se estrenó esta, titulada Dawn of the dead (en España Zombi (1978) y El amanecer de los muertos (2004)). Es curioso que cambien un título en inglés para poner otro en inglés, añadiendo entre paréntesis algo en español, tan curioso que a la gente implicada en esta película les hizo tanta gracia que en su siguiente película sacaron una imagen del DVD español.

Esta es la primera parte de la conocida como «Trilogía de los tres sabores del Cornetto» o «Trilogía de helado y sangre» o, simplemente, «Trilogía del Cornetto». Las otras dos son Arma fatal y Bienvenidos al fin del mundo. El sabor del de esta película es el de fresa.



A la película.

Comienza con Shaun (Simon Pegg) y su novia Liz (Kate Ashfield) hablando en el bar Winchester sobre como va su relación. Deciden quedar para cenar al día siguiente en el conocido restaurante de nombre «Ese en el que hacen pescado».


Llega la mañana y Shaun se levanta para ir a trabajar. Nos enteramos que comparte piso y que le gorronea Ed (Nick Frost), un amigo de la infancia que le hace sonreír imitando a Clyde el mono de Duro de pelar. En su camino al trabajo se va percatando de que algo raro ocurre. Llega la tarde y Shaun se acuerda, tarde, que había prometido a su novia ir a cenar y no ha conseguido mesa. Ella se enfada, como es lógico, y Shaun y su amigo van a emborracharse al Winchester, al salir algo raro pasa, pero ellos no se dan ni cuenta.



Amanece, los dos amigos están resacosos y ya se dan cuenta que algo raro ha pasado.



Shaun decide ir a salvar a su novia y a su madre. Nada le saldrá como él esperaba y deciden ir a esconderse al Winchester. 


Será una noche muy larga, en la que tendrán que defenderse del ataque de los muertos vivientes. Al final todo se resolverá más o menos bien.

Es una buena película de zombis con algún toque de comedia, como cuando se dirigen al bar y se hacen pasar por zombis. Es una película de zombis que andan. Cuando le preguntaron a Simon Pegg, protagonista y guionista, por qué eligió zombis que andan y no que corren respondió: «Porque la muerte no es una bebida energética». Sirvió de inspiración para otras películas como Juan de los muertos. Gustó tanto a George A. Romero que sacó a los dos actores en su película «La tierra de los muertos vivientes».


Los actores lo hacen muy bien todos. A los extras que hacen de zombis se les pagó una libra por día de rodaje, homenajeando al pago que hizo Romero a los extras de su película más conocida.

Los efectos de maquillaje están muy bien realizados. 

El doblaje es muy bueno.

De la música se encargan Dan Mudford y Pete Woodhead y es curiosilla. No os dejaré nada de ellos, os pongo la canción de The blue wraith con la que comienza la película.




NOTA 7,93451208 DE 10

Si os gustan las películas de zombis no debéis dejar pasar esta sobre la que os he escrito.


Comentarios