12 años de esclavitud (2013)




12 años de esclavitud es una película histórica useño inglesa dirigida por Steve McQueen.



¿Steve McQueen? ¿Pero no estaba muerto? Sí, pero no. Este es otro Steve McQueen. El de aquí abajo.


La película está basada en la historia real de Sólomon Northup

Sólomon (Chiwetel Ejiofor) es un empresario bien considerado en la ciudad en la que vive, sabe tocar el violín y eso es lo que le lleva a esos doce años como esclavo ya que al acompañar a un par de supuestos trabajadores de un circo que necesitan un violinista...


Estos le emborrachan y al despertarse se encuentra esclavo y no puede siquiera protestar ya que si lo hace le apalizan brutalmente. Le aconsejan que no diga que sabe leer ni escribir porque será peor para él.


Ford (Benedict Cumberbatch), su primer amo, aunque es bueno y aprecia y sabe de la valía de Sólomon, no quiere jaleos con sus vecinos y no hace caso a lo que le dice el bueno de Sólomon. Cierto día en el que nuestro protagonista se rebela contra un capataz maltratador le cuelgan, pero otro capataz le medio salva ya que para escarmentar a los otros esclavos le deja colgado todo el día. Ford decide librarse de él y le vende, podía darle la libertad, pero no quiere perder dinero.


El siguiente amo, Edwin Epps (Michael Fassbender), es más malo que la quina. Tiene una esclava como querida, Patsey(Lupita Nyong´o), a la que maltratan tanto él como su celosa esposa (Sarah Paulson).


Sólomon trata de hacer saber de su situación a la gente del norte, pero es traicionado. Su vida es una sucesión de penares hasta que llega Bass (Brad Pitt), un buen y honrado canadiense que le promete jugarse el pescuezo echando una carta al correo.



La carta llega a su destino y Sólomon es rescatado del tiránico amo Epps. Vuelve a casa demacrado y se encuentra con el cariño de su nunca olvidada y bien amada familia.

Es un peliculón. Aunque son dos horas de película no se hace pesada en ningún momento. Normal que esté nominada a nueve Óscares y haya estado recibiendo tantos premios.

Los actores lo hacen todos muy bien. 

La ambientación es estupenda.

El doblaje es realmente bueno. 

El guion corre a cargo de John Ridley.

La música es de Hans Zimmer  y es bastante buena.


NOTA 8,029121228 DE 10

Si sois de lágrima fácil llevad pañuelos al cine.

Comentarios