X-Men: Días del futuro pasado (2014)



X-men: días del futuro pasado es una coproducción anglouseña de acción dirigida por Bryan Singer.




Esta es la quinta película de los X-men, o como se les conocía en España, Patrulla X. Habría que añadir las de Lobezno. Aunque son películas con acción, son normalillas, las de otros superhéroes (Los vengadores, Iron man...) son más emocionantes. Esta sobre la que os escribo está basada, muy por encima, en una historia que salió en los tebeos a principios de los ochenta cuyo título sale del disco Days of future passed de los Moody Blues.

Comienza la película en un futuro que me recordó y mucho al de Terminator, al llegar a casa e informarme para hacer esta entrada descubrí el porqué, al parecer Bryan Singer estuvo charlando con James Cameron sobre el futuro y los viajes temporales. Vemos a algunos miembros jóvenes de la patrulla x... perdón de los X-men: Kitty Pride (Ellen Page), Blink (Bingbing Fan), Bishop (Omar Sy)... están siendo atacados por los Centinelas. Escapan debido a un truquillo que les permite viajar en el tiempo, aunque solo mentalmente. 


Aparecen los miembros más veteranos de la patrulla: Lobezno (Hugh Jackman), Tormenta (Halle Berry), Magneto (Ian McKellen), y el profesor (Patrick Stewart). Descubren que a los Centinelas los creó el profesor Bolívar Trask (Peter Dinklage) y que debido a que Mística (Jennifer Lawrence) le mató y fue atrapada adquirieron unos poderes aterradores.


Por ello deciden ir al pasado y evitarlo y mandan a Lobezno. Este llega al año 1973 y se pone en contacto con el profesor joven (James McAvoy) y le cuenta todo. El profesor se lo cree y decide ayudarle aunque una parte del plan, la de liberar al joven Magneto (Michael Fassbender). En la liberación cuentan con la ayuda de Mercurio (Evan Peters), un joven cuyo poder es la velocidad. Muy chula la escena en la cocina, me trajo a la cabeza la famosa escena de los 100 cafés de Futurama.



Le cuentan todo a Magneto y decide ayudarles, pero tiene otros planes. Al encontrar a Mística todo se lía. Magneto trata de matarla, ella huye y salen a la luz los mutantes. El caso es que debido a esta violenta acción los humanos deciden dar luz al proyecto Centinelas. Nos enteramos que Bolívar no quiere acabar con los mutantes, que es bueno, y que los ve como gente que puede conseguir la paz.



Y, bueno, todo se enreda. El profesor joven quiere abandonar, Lobezno le dice que lea su mente y el profesor se conoce en el futuro y decide continuar para cambiar el futuro. Y, como habréis supuesto, lo conseguirán.



La verdad es que no la he disfrutado por los garrafales errores espacio temporales que tiene, sería largo de contar así que lo resumiré en que cualquier cosa que se cambiara en el pasado repercutiría en el futuro inmediatamente, por pequeña que fuera, y no sucede en esta película. 

Los actores no lo hacen nada mal.

Los efectos especiales son la releche.

Del guion se encargan Simon Kinberg, Jane Goldman y  Matthew Vaughn

El doblaje es muy bueno. 

De la música se encarga John Ottman y es realmente buena.




NOTA 5, 67123012 DE 10

La película comienza bien, luego pega un bajón, y luego vuelve a subir. Hay una escena después de los títulos de crédito, que son tan largos que creo que han puesto las páginas amarillas de varias ciudades. 

Una pequeña anécdota. Yo sé que en estas películas hay escena después de los créditos, pero la gente con la que iba no, así que estaban con ganas de irse, les dije, en bromas, que en los agradecimientos salía yo. Obviamente no salgo, y ellos lo sabían, pero la sorpresa fue cuando al llegar la escena post-créditos sale un grupo gritando algo que sonaba como: César Blanco, César Blanco, César Blanco, César Blanco. Hay que ponerle algo de imaginación, eh. Nos echamos unas risas, me levanté y saludé a los pocos que nos habíamos quedado en la sala. 

Si os gustan mucho, mucho, los X-men id a verla. Para mí ni fu ni fa.



Comentarios