Mad Max - Salvajes de autopista (1977)



Mad Max - Salvajes de autopista es una película australiana de acción dirigida por George Miller.


No hay tráiler en español, así que os dejo con el vídeo que alguien hizo con la canción que Siniestro Total dedicó al protagonista de esta película.



Por cierto siempre he tenido la duda de si la cancioncilla que sale en los diez primeros segundos es de esta película o no. Si alguien lo sabe que comente.


Un año, más o menos, queda para que se estrene Furia en la carretera ,la cuarta parte de esta serie y me he decidido a hacer un repaso a la trilogía original.


Corría el año 1975 cuando se estrenó una película titulada «2024: apocalipsis nuclear (un muchacho y su perro)» protagonizada por Don Jhonson. La película dejó impresionado al señor Miller y le vino la idea de esta sobre la que os estoy escribiendo. Así que se puso manos a la obra y con su amigo Byron Kennedy y lo llevaron a una productora, curiosamente lo primero que pensaron en esa productora fue en conseguir financiación pública para hacerla, pero lo descartaron ya que «el cine australiano se dedicaba a hacer películas de arte y ensayo», así que idearon una especie de financiación popular, enseñaban a distintas personas una presentación de 40 páginas e iban sacándoles dinero. Además Miller y Kennedy trabajaron como médico de urgencias, uno como médico y el otro como su chófer, y ahorraban todo lo que ganaba. El presupuesto final fue de unos 650.000 dólares, la recaudación conseguida supera los 100.000.000 desde su estreno hasta el día de hoy.


Mel Gibson acabó siendo protagonista de casualidad. Acompañaba a Steve Bisley que sí iba a realizar la audición, el día anterior había salido de juerga y había tenido una bronca en la que le dejaron la cara demacrada, el director le dijo que volviera tres semanas después porque «¡necesitamos monstruos!». Volvió, pero ya estaba recuperado y le dijeron que leyese unas líneas del papel protagonista, lo hizo y le escogieron para ser Max Rockatansky.


Comenzó el rodaje. La primera escena que se rodó, en la que Johnny rompe un candado para hablar por teléfono, se rodó a escondidas ya que no tenían permiso para hacerlo. Tuvieron algún problema con la policía ya que la banda de moteros era una banda auténtica, quitando los líderes, e iban al rodaje con las vestimentas y las armas que usaban en la película.


La película tuvo una recepción fría entre los críticos intelectualoides, pero triunfó. En los EE.UU. no tanto y se dobló porque no pillaban el acento australiano, hasta que salió en DVD en el 2002 no se pudo escuchar la V.O. en ese país. Estuvo prohibida en Nueva Zelanda hasta 1983 y en Suecia hasta 2005.


Comienza con una persecución. El jinete nocturno (Vincent Gil) ha robado un coche a la policía y va como un loco hablando por la radio y recitando alguna estrofa de la canción Rocker de AC/DC. La persecución acaba mal para los policías, pero peor para el jinete nocturno y su novia gracias a la acción de Mike Rockatansky (Mel Gibson).




Los miembros de la panda de moteros que lideraba el jinete nocturno van a recoger el féretro a la estación de un pueblecito llamado Pequeño Jerusalén. El mando lo lleva ahora el «Cortauñas» (Hugh Keas-Byrne) secundado por Bubba Zanetti (Geoff Parry) y comienza su mandato, por así decirlo, persiguiendo a una pareja que huye de las tropelías de los moteros. 



Llega un aviso a la comisaria y salen a ver qué pasa Max y su compañero Jim, «el Ganso» (Steve Bisley). Al llegar ven que la pareja ha sido violada, pero la que peor lo ha pasado ha sido la chica, encuentran a Jhonny (Tim Burns), uno de los moteros, completamente drogado y se lo llevan detenido. Los pandilleros contratan a un abogado y sacan a su amigo. Y eso no sienta nada bien a el «Ganso», que quiere justicia. Los malvados deciden vengarse.



El bueno de «Ganso» es quemado vivo, eso asusta a nuestro héroe y decide dejar el cuerpo. Su jefe hace un trato con él, le da unos días de vacaciones para que se calme y si al volver piensa lo mismo le dejará ir. Así que Max coge a su santa esposa Jessie (Joanne Samuel) y a su hijo y se van a pasar unos días a la playa.



Pero quiere la casualidad que topen con la gente de y estos les persigan. Max no puede hacer nada cuando los moteros atropellan a su mujer y a su hijo. El niño muere, ella queda en muy mal estado en el hospital. Max decide vengarse y lo logrará, como tiene que ser.



La película está bien, aunque la resolución es un tanto rápida (supongo que por motivos presupuestarios). Siempre he tenido dos dudas con esta saga: la primera es ¿cómo cambia tanto de la primera a la segunda y la tercera? Me explico, en la segunda y tercera estamos en un futuro postapocalíptico, desértico, en esta es algo más normal, gente que va en caravana de vacaciones, no falta de nada... Supongo que el hecatombe nuclear sucedería entre la primera y la segunda parte. Y la segunda duda es ¿qué pasó con la mujer? Porque no muere, queda muy grave, sí, pero no muere. Sería un puntazo que en la nueva parte el papel de Charlize Teron, Furiosa, fuese la esposa en plan vengativo por dejarla olvidada en el hospital.

Los actores están todos muy bien. El personaje de Bubba Zanetti, me recuerda un poco a Romero de 1997, rescate en Nueva York.


Las escenas de acción son muy buenas, aunque hay mucha cámara rápida que a veces da risa.


El doblaje es fantástico.


De la banda sonora se encarga Brian May (el de Queen no, otro) y está muy bien.




NOTA 8,29123612 DE 10


Tengo ganas de ver la cuarta parte, vale que el que no la protagonice Mel Gibson puede ser una faena, pero creo que no es una mala idea que sea un héroe al estilo James Bond. Además el señor Miller no suele defraudarme, bueno, las de Happy Feet no me gustan mucho... Pero las demás sí.

Si no la habéis visto, ya estáis haciéndolo, y si lo habéis hecho cualquier momento es bueno para recordarla antes de que llegue la cuarta parte. 

Comentarios