Líbranos del mal (2014)



Líbranos del mal es una película useña de suspense dirigida por Scott Derrickson.




El año pasado pasé miedo viendo Expediente Warren, película basada en un historia real, así que al ver el primer tráiler de esta (este) y escuchar que estaba basada en sucesos reales pensé que sería parecida y que pasaría un rato entretenido. Mientras la veía no he podido dejar de pensar todo el rato que lo que estaba viendo no estaba basado en hechos reales, así que al llegar a casa he buscado si era real y he descubierto que sí, pero que no. Hay algo real, el nombre del protagonista, lo demás es todo inventado al 100%. 

En 2001 Ralph Sarchie escribió un libro con sus experiencias como policía y demonólogo. El libro era tan acojonante, no ha salido en España aún, que Jerry Bruckheimer se hizo con los derechos. 12 años ha tardado en hacerla, quizá se arriesgó tras el éxito de la película que menté antes.

Según la veía me venían a la cabeza otras películas que seguro, seguro que los guionistas también habrán visto: El exorcista, Fallen y Los creyentes.

Comienza la película en Iraq, como no, un grupo de soldados entran en una cueva y algo raro les pasa. Pasamos a los Estados Unidos tiempo después y conocemos al sargento Sarchie (Eric Bana) que trata de salvar a un bebé que alguien ha tirado a un contenedor. Después le vemos con su compañero Butler (Joel McHale) patrullando la zona cuando les llega un aviso de maltrato. Al día siguiente reciben otro aviso de una casa en la que suceden cosas raras.



Les llaman del Zoo para que les ayuden a encontrar a una señora que arrojó a su hijo al foso de los leones. Allí ven a un hombre misterioso llamado Santino (Sean Harris). Encuentran a la mujer y la llevan a comisaria donde aparece el jesuita Mendoza (Édgar Ramírez), que es un cura joven, guapetón, moderno, que bebe y fuma porque si no recaerá en las drogas que dejó gracias a la llamada del señor. Lo más curioso es que se presenta y actúa como si fuera de algún cuerpo especial tipo FBI o CIA. En un principio el sargento pasa del cura. Acabada la jornada vuelve con su guapísima esposa (Olivia Munn) y su hija.




El sargento continúa investigando y descubre que los tres casos que lleva están conectados y están relacionados con la escena de Iraq del principio. Comienza a llevarse mejor con el cura y se cuentan intimidades.




Caen en la cuenta de que Santino y su grupo fueron poséidos en Iraq y van a buscarle. Al final le localizan, le hacen un exorcismo y santas pascuas.




Me esperaba más, mucho más, para empezar que estuviera basada en situaciones reales. Es un tanto plana, tanto en la parte policial como en la de demonológica. El exorcismo del cura guay es cortito, ya sé que es una película, nada que ver con cosas como las que cuentan verdaderos exorcistas. Os recomiendo Summa Daemoniaca del padre Fortea.  


Los actores no lo hacen mal.


Los efectos especiales son buenos.


El doblaje es bueno. 


De la música se encarga Christopher Young y no es lo mejor que tiene. 





NOTA 5,62120910 DE 10


Ni fu ni fa. No esperéis grandes sustos, hay dos en todo el metraje. Poco más puedo decir, bueno sí, si sois de estómagos sensibles tened cuidado porque hay un par de escenas de casquería.

Comentarios