Willow (1988)



Willow es una película estadounidense de aventuras dirigida por Ron Howard.




Ya os conté que el señor Lucas no tuvo mucha fortuna con películas que ha realizado fuera de las míticas sagas. Y algunas, como esta sobre la que os estoy escribiendo o esta otra sobre la que os escribí, merecían haber tenido más fortuna, aunque a lo largo de los años parece que la han ido adquiriendo.



¿De dónde viene esta película? Al parecer Lucas quería rodar la saga de «El señor de los anillos», pero pensó que no conseguiría los derechos, así que mientras rodaba La guerra de las galaxias se le ocurrió esta historia, con la que esperaba hacer una saga de la misma manera que con la galáctica, que se iba a titular «Munchkins». Tuvo que esperar muchos años ya que, según él, no había una calidad suficientemente buena en los efectos especiales que quería. 


Entre medias produjo La aventura de los ewoks que es, grosso modo, un homenaje galáctico a la saga de Tolkien. Se rumorea que Willow iba a haber sido la tercera parte de la saga de los ewoks.



Llegó el año 83 del último siglo del milenio pasado y se rodó «El retorno del jedi», a Lucas le cayó muy bien el actor que interpretaba a Wicket y le prometió que le haría protagonista de la otra saga que tenía ideada. Así que se puso manos a la obra. Contactó con Ron Howard, el director, y este le recomendó a Bob Dolman como guionista. Juntos se pasaron mucho tiempo en el rancho Skywalker y una vez desarrollada la historia se pusieron manos a la obra.




El rodaje comenzó el 2 de abril de 1987. Davies, el protagonista, tenía 17 años. Tuvieron bastantes problemas para comenzarla, ninguna productora quería hacerla ya que las películas de tema fantástico que se habían ido estrenando los años anteriores habían resultado fracasos económicos (Krull, Dentro del laberinto, Legend, El dragón del lago de fuego...), pero George convenció a los de la Metro que, aunque andaban con problemas financieros, aceptaron pensando que, probablemente, al ser de George Lucas se cansarían de contar dinero.




Se contrató a Moebius y a Achilléos para realizar los diseños, aunque al final no aparecieron. Si picáis aquí y aquí veréis unos ejemplos. Fue la primera película que uso la técnica «morphing» y se construyó un bebé animatrónico para muchas de las escenas. Se rodaron bastantes escenas que no se incluyeron en su momento, aunque aparecen como extras en el Blu-ray (habrá que hacerse con el), como una batalla, la lucha mágica del final era más larga y hay una lucha entre Willow y un pez mutante. Hubo más cosas que no pudieron rodarse, pero que aparecen en la novelización y en los tebeos realizados. 



Contó con un presupuesto de 35 millones de dólares, y aunque lo recuperó (solo en territorio useño recaudó 57) no fue del todo bien acogida por esos lares. Donde sí tuvo mucha aceptación fue en Europa. Lo curioso es que se la consideró un fracaso en taquilla, deberían esperar mucho más. Y no se continuó con la saga que tenían ideada... Bueno sí se continuó, pero en forma de novelas, la trilogía de las Crónicas de la guerra de la sombra (no publicada en España) escrita por Chris Claremont y el propio Lucas.



En 2005 se habló de hacer una serie, pero pasó a mejor vida la idea.


A la película.


Comienza contándonos como el reinado de la cruel reina Bavmorda (Jean Marsh) está a punto de llegar a su final debido al nacimiento de una niña. Por lo que decide acabar con la vida de todas las recién nacidas, pero una se le escapa. Así que manda a Sorsha (Joanne Whalley), su hija, a recuperarla.




La casualidad quiere que el bebé llegue a orillas de un pueblo nelwin y sea encontrada por los hijos de Willow Ufgood (Warwick Davis), que quiere devolverla al río, pero su cariñosa esposa Kiaya (Julie Peters) se lo impide. Esconden a la niña hasta que los malos llegan al pueblo, entonces cuentan lo ocurrido a sus vecinos y se decide llevar a la niña a algún lugar en el que haya daikinis (humanos).




Se forma un grupo con los mejores soldados del lugar. Al llegar a zona daikini todos se vuelven menos Willow y su amigo Migos (David Steinberg).




Encuentran encarcelado a un buscavidas llamado Madmartigan (Val Kilmer), que les promete hacerse cargo de la bebé. Aunque nuestro héroe no se fía mucho y va con él. Por el camino les sucederán muchas aventuras, conocerán a nuevos personajes. 



Un hada le dirá que la niña se llama Elora Danan (Ruth y Kate Greenfield) y que es una princesa, también le dirá que busque a Fin Raziel (Patricia Hayes). Sorsha y Madmartigan se enamorarán... Al final habrá una gran pelea y, como habréis supuesto, todo se arreglará.




Los actores, quitando la que interpreta a Fin Raziel, están todos bien.


Los efectos especiales fueron la repanocha en su época, fue la primera película en usar el morphing, y ahora se dejan ver.


El doblaje es muy, muy bueno. Las voces de Elsa Fábregas como la reina Bavmorda y de Felipe Peña me encantan.


De la banda sonora se encarga James Horner y es una gozada, de lo mejorcito de este compositor y la mejor de todas las piezas esta que os dejo:





NOTA 10 DE 10

Es un peliculón, incluso sin las escenas eliminadas, tiene aventuras, humor, amor. Lo tiene todo. Es muy entretenida. Una de esas películas que me gusta ver de cuando en cuando. Si no la habéis visto, hacedlo, y si sí volved a hacerlo.


Comentarios