Astérix, la residencia de los dioses (2014)



Astérix, la residencia de los dioses es una película de animación franco-belga dirigida por Louis Clichy y Alexandre Astier basada en la historieta homónima.


Me encantan las historias de Astérix y Obélix. De pequeño iba a casa de unos tíos míos que tenían la colección y los leía y releía. Empata en cariño al que le tengo a Mortadelo y Filemón y a SuperLópez.

Hace unos años cuando estrenaron la versión en carne y hueso me llevé una gran desilusión, igual que me ocurrió con la de los personajes de Ibáñez, y por eso, y al igual que me ocurrió con la de Mortadelo y Filemón, cuando me enteré que habían hecho una nueva versión de los galos ni me planteé ir a verla, hasta que vi esto:



Me hizo gracia y decidí darla una oportunidad.

Comienza la película y algo llama mi atención, mientras que en la película de Mortadelo y Filemón el comienzo es una sucesión de entes públicos que han puesto dinero de todos para realizarla en esta no hay ni uno, ni uno, solo cinco o seis productoras que se han juntado. 


¡Qué curioso ─pensé─ en Francia hacen cultura sin necesidad de dinero público!


Parece que aquí en España la cultura solo es cultura si recibe dinero de todos.


Me vino a la cabeza cuando vi el tráiler en francés. Al acabar salía este recuadro:




No sé francés, pero la última frase se entiende muy bien: «Y todos los días 4 euros para los menores de 14 años». Aquí en España esas cosas tampoco se hacen. 


A la película. 


La historia es básicamente la del tebeo. César (José Escobosa) está mosca porque no puede vencer a los habitantes de la irreductible aldea y trama un plan diabólico. Hacer una residencia vacacional cerca de ellos a la que llamará «La residencia de los dioses».




Para ello manda a Ángulo Agudus (Juan Antonio Soler). Que tras su primer encuentro con Astérix (Juan Rueda) y Obélix (Antonio Domínguez) trata de llevar a cabo su misión ayudado por un atribulado centurión (Antonio Esquivas), que tiene que luchar tanto con los galos como con los problemas laborales de esclavos y tropa.




La cosa no va muy bien así que el César decide realizar un sorteo de viviendas en la futura residencia, y la vivienda le toca a los padres de Zumus de manzanus (Darío López-Yarto). Esta familia romana tendrá muchos problemas para entrar en la residencia así que los primeros días los pasan en la aldea gala, Obélix y el niño se harán muy buenos amigos.



El pueblo comenzará a sufrir una invasión de turistas y la gente cambiará al ver que sus negocios comienzan a tirar. Esto mosquerará a Astérix y Obélix y...




Si habéis leído el tebeo ya sabréis más o menos que pasará, digo más o menos porque muchas son las diferencias que hay entre el tebeo y la película, lo digo por los típicos puretas que siempre ponen pegas a todo. Sin ir más lejos la escena que he puesto arriba es casi más divertida en papel. Se han creado personajes nuevos, como el niño Zumus de manzanus y sus padres. Y algún que otro cambio que no desmerece la película. 


La animación es muy buena, no sé si tendrá que ver que uno de los directores haya trabajado para Pixar.


El doblaje está muy bien. No han hecho lo típico de poner a un famosillo, que a veces lo hacen bien. Los actores no son muy conocidos, al menos para mí, el único Antonio Esquivas que ponía la voz a Frasier. Me ha gustado bastante la voz de Ángulo Agudus. 


De la música se encarga Philippe Rombi y lo hace realmente bien. No hay nada de esta película así que os dejo algo de otro trabajo suyo.





NOTA 7,21089112 DE 10



Buena elección para pasar la tarde con los niños y que conozcan las aventuras de la irreductible aldea gala.

Comentarios