Orígenes (2014)



Orígenes es un drama estadounidense dirigido por Mike Cahill.




La primera vez que vi el tráiler me encantó. Una de esas películas de amores bonitas, pensé. 

La peícula comienza con la voz en off del doctor Ian (Michael Pitt) contándonos lo que le gustan los ojos desde pequeño, no como al de esta película si no de una manera científica, y nos cuenta que estos ojos que voy a poner aquí abajo van a suponer una especie de revolución.


Después le vemos en una fiesta de disfraces en la que conoce a una misteriosa enmascarada a la que hace fotos de sus ojos. La chica desaparece y él se queda pillado. Al día siguiente en su laboratorio recibe dos noticias de su amigo Kenny (Steven Yeun), una de ellas es que tiene una estudiante en prácticas, Karen (Brit Marling). La chica es una cerebrito y tras una charla deciden ponerse a buscar un animal con el gen cero para poder crear un ojo desde la nada.


Pero Ian sigue buscando a la misteriosa desconocida, con la que da en el metro de pura casualidad, se ven, ella se levanta, él la pone sus cascos y ella escucha la música que él iba escuchando. Ella se llama Sofi (la guapisimísima actriz española Astrid Bergès-Frisbey). Comienzan a salir, él la pregunta cosas sobre su vida, ella no se enfada y sonriente le dice «Me encanta hablar de mí». Son dos personas bien distintas, él un científico que quiere probar que Dios no existe (aunque tiene supersticiones como la de el número 11) y ella una persona alegre que cree en algo más. El día de su boda no pueden hacerlo por problemas burocráticos, pero él recibe una gran noticia; han encontrado un animal con el gen cero. La alegría durará poco, si habéis visto el tráiler no os fastidio nada con esto, ella se irá diciéndole «Búscame».


Han pasado siete años, Ian y Karen se han casado y son papás. Al nacer el niño les dicen que si quieren que le hagan una biometría del iris, ellos aceptan y al pasar los datos al ordenador aparece el nombre de un hombre mayor. Pasa el tiempo y reciben una llamada de la doctora Simmons (Cara Seymour), que les dice que en unos análisis de su hijo ha dado que puede ser autista, les pide que le lleven para hacerle unas pruebas. Ellos le llevan, pero las pruebas son un tanto raras y se le llevan. Se ponen a dilucidar y... Ya habéis visto el vídeo. Ian va a la India a buscar a Salomina (Kaskhsih).


Acaba y me quedo con ganas de más, pensando que podían seguir contando qué sucedería. 

Los actores lo hacen todos muy bien. 

Por cierto, los ojos de la Sofi y Salomina no son iguales por casualidad, son los de Astrid todo el tiempo, solo que a la cría se los añadieron con la magia del ordenador.

El doblaje está bien, aunque son voces desconocidas. No hay ficha en la página que suelo usar.

La música corre a cargo de Will Bates y Phil Mossman y es curiosilla. 



NOTA 7,801892 DE 10


Es una película de esas en las que, si eres muy sensible, necesitarás pañuelos en un par de momentos.

Hay una secuencia que no me ha gustado mucho, creo que no aporta nada a la trama, tiene que ver con Ian mirando fotos y vídeos de Sofi.


Comentarios