Las aventuras del barón Munchausen (1988)


Las aventuras del barón Munchausen es una película anglo italiana de aventuras dirigida por Terry Gilliam.




No hay tráiler en español, así que os dejo este trocito cortesía de Sony.

Para saber sobre el barón picad aquí.

Estamos ante una película que acabó siendo de culto, para mí, pero que tuvo muy mala fortuna, al menos en los EE.UU. Contó con un presupuesto cercano a los 35 millones. No sé si lo recuperaría. 

La película tuvo muchos problemas en el rodaje (la actriz Sarah Polley no guarda muy buenos recuerdos), en el presupuesto (cuentan que antes de empezar a rodar ya estaba dos millones por encima del presupuesto) y después del rodaje, se produjo un cambio en los jefes de Columbia y el nuevo que tenía manía al anterior se desentendió de todo, puso muchas pegas e incluso llegó a sabotear el estreno en teritorio useño.  

El primer día de rodaje en España Gilliam sólo pudo rodar 24 segundos ya que se levantó un fuerte viento y los trajes que se necesitaban estaban bloqueados en el aeropuerto de Barajas al estar los trabajadores en huelga, el segundo día consiguió 35 segundos.

Pero no solo tuvo problemas en España, en Italia tras 10 días de rodaje solo obtuvieron 17 minutos. 

Sean Connery había aceptado interpretar al rey de la Luna, pero debido a los constantes cambios y a la reducción de su papel lo rechazó. Fue la primera película de Umma Thurman

Los constantes problemas y retrasos casi consiguen que despidiesen a Gilliam. 

El rodaje en España se realizó en Almeria y Belchite. 

A la película.

Comienza con la fanfarria del Barón, me encanta la banda sonora, acto seguido vemos una ciudad en guerra.


Sally (Sarah Polley) se dedica a cambiar los carteles de una representación teatral tachando hijo y poniendo hija. Después asistimos al teatro, en el que se representan las aventuras del barón de Munchausen. La representación la está viendo la máxima autoridad de la ciudad el «muy ordiner» Horacio Jackson (Jonathan Pryce) que se guía por la lógica, la razón y los principios científicos. En ese mismo momento le traen a un valiente soldado y el «muy ordiner» porque lo que hizo carece de lógica.


Entra en escena Karl Friedrich Hieronymus, el verdadero barón de Munchausen (John Neville), que interrumpe la actuación a grito de ¡Mentira, mentira! La gente se queda alucinada, los actores más. El barón dice que el motivo de la guerra es él y que podría pararla fácilmente, el «muy ordiner» le dice que no tiene noción de la realidad y el barón le contesta: «Vuestra realidad, solo embustes y paparruchas» y acto seguido comienza a contar sus aventuras de joven, cuando visitó al sultán. Graciosa es la ópera que el sultán le muestra al barón y que lleva por título «El aprendiz de torturador», destaca la canción «Eunuco sufrirá».

El barón es echado del teatro y decide ir a buscar a sus compañeros: Desmond (Eric Idle), Gustavus (Jack Purvis) , Adolfus (Charles McKeown) y  Albrecht (Winston Dennis), pero Sally irá de polizón. Juntos irán a la luna, bajarán al monte Etna, en el que veremos varios miniones, en la foto a la izquierda. 


Serán tragados por una ballena, que les expulsará después de que el barón diga: «La experiencia me ha enseñado que un poquitín de rapé puede ser muy eficaz». Al caer al mar todos dan por muerto a nuestro héroe, pero no, tirándose de la coleta consigue salir de las aguas junto a su fiel caballo Bucéfalo.


Llegan a la ciudad, allí el barón es sorprendido muere... y vive otra vez. La música consigue que broten lágrimas.

Pero, nada puede con el barón Munchausen y consigue que el pueblo salga de la ciudad a luchar y pasen del «muy ordiner».


Los actores están estupendos todos.

El doblaje es una maravilla. De 10. No hay voz que no me guste, al barón se la presta Luis Posada Mendoza.

Los efectos especiales son buenos.

De la maravillosa banda sonora se encarga Michael Kamen. Me encanta, desde la fanfarria que os comenté hasta el tema que os pongo ahora «El barón muere y vive otra vez».




NOTA 10 DE 10


Un peliculón. Tiene de todo aventuras, humor... Si no la habéis visto hacedlo, si sí nunca es mal momento para volver a verla y si podéis hacerlo con vuestros hijos, sobrinos o nietos os lo agradecerán.

Ojalá que en su «El hombre que mató a Don Quijote» haga algo como esto o mejor.

Comentarios