Terminator génesis (2015)



Terminator génesis es una película useña de acción dirigida por Alan Taylor.


Esperaba ilusionado la vuelta del terminator hasta que empezaron a salir las primeras noticias sobre la trama. No me dieron buena impresión. Tenía pensado ir a verla por Arnold única y exclusivamente. Entonces vi esto:




Pensé: Si Cameron, el creador, dice que está bien lo mismo estoy equivocado con la impresión que tengo, así que le daré una oportunidad. Y fui a verla y, tenia razón yo, aunque no del todo porque la película es entretenida. 

Lo que me echaba para atrás era que cambiaran todo de la trama. Que se mandase un terminator a proteger a Sarah  de pequeña, que ya fuera la Sarah Connor de la segunda parte antes de conocer a Kyle. No creo decir nada que nadie sepa porque sale en los anuncios y se ha escrito mucho sobre ello. Todo lo referido al espacio tiempo está equivocado en esta película. Es una película que no es posible, como la serie «Edición anterior» (aunque la serie era entretenidilla). El propio director ha reconocido que la película no tiene sentido (el artículo en inglés, desgraciadamente).

Al parecer los guionistas (Laeta Kalogridis y Patrick Lussier) tuvieron en cuenta la segunda parte de Regreso al futuro y la primera de la nueva saga de Star Trek a la hora de escribir, aunque creo que no lo entendieron mucho.

Tuvieron que pagarse 20 millones de dólares para hacerse con los derechos de la saga y poder continuarla. El presupuesto de la película es de 155 millones, que se han recaudado a nivel mundial en los primeros días del estreno: Antes del estreno ya se firmaron otras dos partes aunque se rumorea que Arnold solo aparecera en una de ellas. 

Para las escenas en las que aparece el terminator de 1984 se realizó un casting para encontrar a alguien que tuviera el cuerpo lo más parecido al de Arnold en aquella época, el ganador fue Brett Azar. Arnold se puso a dieta y comenzó a entrenar para tener una buena forma física, además dejó de teñirse el pelo y las canas con las que aparece en la película son auténticas.



Como no querían recurrir al CGI para rejuvenecer a Arnold pidieron ayuda a Cameron que les dijo que los terminator estaban recubiertos de piel humana, y que por tanto podrían envejecer. 

Para tratar de hacer las escenas de 1984 lo más parecidas a lo original llegaron a extremos tan curiosos como conseguir que Nike fabricase 25 pares de los playeros que Kyle Reese mangaba en la primera parte y que se encuentran descatalogados. 

Otra curiosidad es que dos actrices de la serie Juego de tronos han hecho de Sarah Connor: Emilia Clarke en esta y Lena Headey en la serie Las crónicas de Sarah Connor. No fui el único que se dio cuenta, Jon y Al también, e hicieron su musical. Qué pena que no esté en español y ni siquiera tenga subtítulos.




A la película, comienza bien, escuchamos la voz en off de Kyle Reese (Jai Courtney) que nos cuenta lo que ya sabemos todos sobre lo que sucederá en el futuro. Nos cuenta cómo conoce a John Connor (Jason Clarke), como los humanos luchan y como sucede la batalla definitiva.


Hasta aquí bien. Se disponen a mandar a Kyle al pasado y entonces aparece el doctor who... digo Skynet (Matt Smith) y le hace algo malo a John. Y a partir de aquí los guionistas demuestran que no entienden las paradojas espacio temporales y que no sabían por dónde seguir, así que se dedicaron a poner una escena de acción tras otra.


Kyle llega a 1984, pero nada es como le habían contado. Sarah (Emilia Clarke), no es una camarera jovencita asustadiza, es una chica guerrera (uh, ah) a la que ha criado un terminator (Arnold) al que llama abuelo y al que quiere como si fuera su padre, es un terminator humanizado, al estilo el de la segunda parte.


Kyle no comprende qué pasa, aunque tras la batalla con un T1000 (Byung-hun Lee) y ver lo que traman Sarah y su abuelo cae en la cuenta que unas visiones que ha tenido pueden ayudarles. Así que usan una máquina temporal para ir a 2017. 


Y en ese año tratarán de evitar que Skynet, que en esta línea temporal es un sistema operativo, llegue a tomar el poder.

La película es entretenida, porqué negarlo, pero... Ni fu, ni fa. Creo que ni los guionistas ni los productores muestran aprecio por la saga, como si la hubiesen realizado porque los derechos eran suyos y tuvieran que hacerla ya. Lo que entra en una extraña paradoja ya que la primera media hora, cuarenta minutos, sí que desprende respeto.

Los actores no están mal. El mejor, Arnold, aunque no lo creáis y aunque en esta película no sea el terminator un personaje principal, ni siquiera secundario. Si se quejaba la gente de que Max no era el protagonista de Furia en la carretera, en ésta Arnold está porque es Terminator y quizá por eso borda el papel.

Los efectos especiales están bien. Aunque haya momentos en los que se abuse del ordenador, la persecución de los helicópteros sobra.




El doblaje es bueno, aunque con dos pegas: Mar Nicolás, la chica que dobla a Sarah y Joan Massotkleiner, el hombre que dobla a O´Brien, sus voces son malonas. Se hizo una petición para que Juan Carlos Gustems no doblase a Arnold, que lo hiciese Héctor Cantolla, y aunque a mí me pareció una buena idea, he de reconocer que Gustems lo ha hecho bien. 

De la música se encarga Lorne Balfe y está muy bien. Homenajeando en ocasiones a la banda sonora original. Lo que me ha sorprendido es que tenga tema popero, interpretado por una tal Jane Zhang tratando de imitar a Shakira, Fighting Shadows.



NOTA 6,0129112 DE 10


Si os gusta la saga Terminator, o sois admiradores de Arnold, id a verla, punto, entre lo malo que saquéis algo bueno encontraréis. Los que no conocéis la saga y solo queréis ver persecuciones y escenas de acción, id a verla también. Eso sí no vayáis a verla en 3D, creo que es añadido a posteriori, y esperad, que durante los créditos hay una escenilla.


Comentarios