Warlock, el brujo (1989)


Warlock, el brujo es una película estadounidense de aventuras dirigida por Steve Miner.



Otra de las películas videocluberas de los ochenta. Fue la última película producida por New World Pictures. Se acabó de rodar en 1988 y se estrenó en casi todo el mundo al año siguiente, pero no pudo estrenarse en los EE. UU. hasta 1991 debido a problemas financieros.

Obtuvo un gran éxito allá donde se estrenó. Contó con dos secuelas no muy buenas y en 2009 se realizó un cómic con el brujo como protagonista, no se ha traído a España.

Comienza la película el 12 de mayo de 1691. Un grupo de hombres camina por la ciudad de Boston con paso firme, su destino; una torre en la que se encuentra el más terrible brujo: Warlock (Julian Sands).



Tratan que se arrepienta, pero este no lo hace y le condenan a ser colgado y luego quemado sobre un cesto de gatos vivos. Aparece entonces el prota, Redferne (Richard E. Grant). Warlock consigue huir en medio de un tornado, pero Redferne va tras él. Aparece Warlock en 1988, en la casa que comparten Chas (Kevin O´Brien) y Kassandra con K (Lori Singer, guapísima). Ella marcha a currar y Chas, descubre que no ha ligado con Warlock como quería si no que éste le quiere por un anillo, que se lo quita de una manera muy rápida y brutal.



La policía habla con Kassandra con K y la recomienda irse de la casa, pero al llegar aparece Redferne. Ella se asusta y llama a los muchachos de azul que detienen a nuestro prota. Vuelven a recomendarla irse y aparece Warlock, que busca algo en la casa, parte de un libro llamado «El gran grimoire» compendio de hechizos, y la echa un encantamiento, no seáis mal pensados, hace que envejezca 20 años por día.



Kassandra con K saca a Redferne de la cárcel y le pide ayuda. Juntos irán tras el brujo. Warlock en su búsqueda de la segunda parte del libro encuentra a un niño sin bautizar, lo mata y le quita la grasa ya que con la grasa de un niño sin bautizar puede hacer un bebedizo para volar. Redferne y Kassandra con K dan con él en la granja de una familia menonita.



Kassandra con K consigue revertir el hechizo y ser joven otra vez, pero Warlock huye con las dos partes del libro, y decide acompañar a Redferne para impedir que el malvado brujo se haga con el libro. Aunque al principio no quiere acompañarle, algo que le dice el hombre del pasado hace que cambie de idea: El gran grimoire contiene el auténtico nombre de Dios y si Warlock lo pronuncia al revés será el fin del mundo. Hay un error en el doblaje que contaré más abajo.

Y, como habréis supuesto, darán con la tercera parte del libro, Warlock peleará con ellos, ellos ganarán y colorín colorado este cuento se ha acabado.



Es un peliculón que me gusta desde siempre. Quizá, y de eso me acabo de dar cuenta en el visionado de hoy, por su paralelismo con Terminator: Alguien de otra época, uno bueno y otro malo, llega a los ochenta, recibe la ayuda de una chica, ganan al malo y al final ella conduce por un desierto.

Sin quererlo se vio envuelta en un trágico suceso ya que en 1995 Sandy Charles, un chaval de 14 años, asesinó a un niño de siete para realizar la poción con la que Warlock consigue volar.

Los actores están muy bien todos, Julian Sand lo clava como Warlock.

Los efectos especiales son agradables. Muy simples, incluso para la época, pero están bien realizados, quitando algún plano de vuelo.

El doblaje es fabuloso. La primera vez que la vi pensé que dos voces cantaban mucho; la de Fernando Acaso, que se la presta a Redferne, y la de su padre, Félix Acaso, que se la presta a Warlock, pensé que era una voz de muy mayor para el brujo. Pero a medida que avanzaba la película me iba gustando más y ahora mismo mientras que la voz de Fernando sigue sin hacerme mucha gracia, en esta película, la de Félix me parece que le da clase al personaje.

Un error que comete el doblaje de la película tiene que ver con El gran grimoire, en la versión original cuentan que si se juntan las tres partes se puede preguntar por el nombre auténtico de Dios y que si se dice al revés será el fin del mundo, en la versión doblada dicen que lo que el libro da es el nombre de satán. No sé a qué se debió.

Si alguien importante lee esto y les da por hacer un redoblaje para cambiar eso, por favor, mantengan la voz de Félix Acaso.

De la banda sonora se encarga el maestro Jerry Goldsmith y es una gozada, desde el comienzo, con el tema «La sentencia» que sirve para acompañar al grupo de ancianos por el antiguo Boston, hasta el final.




NOTA 9,027121221 DE 10

Si no la habéis visto, hacedlo. Las continuaciones no os las recomiendo, pero esta es una que hay que ver sí o sí.

Comentarios