Fue una bromita


La chica de la foto se llama Jodee Berry y es la protagonista de esta historia.

Corría mayo del 2001. Jodee trabajaba en uno de los restaurantes que Hooters tiene en Florida, a ver si llegan a España, cierto día su jefe hizo una competición entre las empleadas: la que más cerveza vendiese se llevaría un Toyota nuevecito. La chica se esforzó para conseguir el coche. 

Ganó. 

El día en que la iban a dar su premio la llevaron al aparcamiento con los ojos vendados. Al quitarla la venda vio un muñeco de Yoda, en inglés toy Yoda, que tiene una pronunciación similar a la de la marca automovilística. 

Jodee permaneció en el aparcamiento esperando ver aparecer el coche, pero lo único que veía era a su encargado riendo dentro del local.

La decepción fue tal que una semana después dejó el trabajo y denunció a la empresa por daños morales. 

Su encargado dijo que se trató de una broma inocente, pero de nada le sirvió. 

Al parecer Jodee consiguió que la empresa le comprara un Toyota nuevo a su elección sin llegar a juicio... Además se quedó con el muñeco de Yoda que ahora valdrá una pasta. 

Comentarios

Publicar un comentario