El vuelo del navegante (1986)



El vuelo del navegante es una película useño-noruega de aventuras dirigida por Randal Kleiser.




El cartel de arriba es con el que se estrenó en España. Hay otros, como este:


Un año tardó en estrenarse en los cines de España esta película y bastante más en salir en vídeo, que fue cuando pude verla yo. Curiosamente se ocultó que era de Disney.

Esta película la comenzó a producir una compañía independiente (PSO), pero quebró y Disney se hizo con los derechos de todos sus proyectos. Este les gustó especialmente y decidieron continuar la producción poniendo dinero. Es conocida como la segunda película de Disney con tacos (ahora no recuerdo si en el doblaje los hay, pero como aquí en España cuando se dobla se olvida a quien va dirigidas las películas y se meten sin venir a cuento lo de los tacos es algo que no llama la atención), en la versión original se dice un par de veces mierda (en esto no es la primera película de Disney, otra anterior Natty Gann ya lo decía) y otro par de tacos de tipo infantil, pero que en los EE. UU. debieron ser muy graves. Contó con un presupuesto de alrededor de 9 millones de dólares que recuperó con creces a nivel mundial.



La película comienza presentándonos a la familia Freeman: Helen (Veronica Cartwright), Bill (Cliff de Young), David (Joey Cramer) y Jeff (Albie Whitaker). Es 4 de julio y se disponen a ver los fuegos artificiales. A David le mandan ir a buscar a su hermano y cuando atraviesa el bosque el pequeño le da un susto, David cae desmayado y al despertar se dirige a su casa con un lógico cabreo con Jeff. Pero algo raro ha pasado, en su casa viven otras personas. Mientras, en una zona cercana, aparece una nave espacial.



La policía descubre que David ha estado desaparecido durante ocho años, pero algo no les cuadra. El crío tiene el mismo aspecto y la misma edad que ocho años atrás. Le llevan a casa de su familia y estos, sorprendidísimos, le acogen con los brazos abiertos. Son muchos los cambios que David sufre en poco tiempo, el pasar de ser el mayor a ser el pequeño es uno de ellos ya que Jeff (Matt Adler) es ahora un adolescente.



Los de la NASA se ponen en contacto con los padres y les dicen que pueden cuidar del chico, algo malo traman, ellos aceptan y David es llevado a una base de esa agencia. Allí se conecta mentalmente con la nave. Averiguan que viene de Faelón y que ha perdido su cartografía galáctica. El crío escapa con la nave, a la que llamará Max (Salvador Aldeguer), y comenzará una serie de aventuras por distintas zonas de los EE. UU. 


Y, como habréis supuesto, acabará bien para todos.

Es un peliculón. No ha perdido nada con el tiempo, al menos para mí. Tiene aventuras, humor, drama. No aburre en ningún momento.

Los actores están muy bien todos. 

Los efectos especiales son muy buenos. La nave es una gozada, actualmente se encuentra en alguno de los parques de Disney, y hay seres alienígenas de todo tipo, que seguramente ahora se habrían hecho con ordenador. Aquí os dejo el pucmarín de Bipunca menor. 



El doblaje es muy bueno. 

De la música se encarga Alan Silvestri, y tiene momentos muy buenos. 




NOTA 8,428891 DE 10




Si no la habéis visto estáis tardando y si sí volved a verla con vuestros hijos o sobrinos o nietos antes de que den luz verde a la nueva versión planeada. 

Comentarios