Las aventuras de Ford Fairlane (1990)



Las aventuras de Ford Fairlane es una comedia estadounidense dirigida por Renny Harlin.





Esta es otra de esas películas que descubrí en el vídeo club. 

Ford Farilane es un personaje creado por Rex Reiner, sus aventuras se publicaron en un par de periódicos estadounidenses durante 1979 y 1980 y adquirieron la suficiente fama para que se hicieran con sus derechos y, años más tarde, se realizara la película. El libro recopilando las aventuras se ha publicado hace nada, como quien dice, y se encuentra en Amazon, en inglés desgraciadamente. A ver si lo editan aquí en España. 

Contó con un presupuesto de unos 40 millones de dólares y los recuperó por los pelos.

La película comienza con Ford (Andrew Dice Clay) en la playa, pensando cómo ha llegado hasta ahí y recordándolo. Nos cuenta que el cantante de un grupo llamado «La peste negra» murió en plena actuación y acto seguido vemos al detective entrar en una disco de moda, encenderse un pitillo, recibir una reprimenda por fumar y pasar de ella. 



Ford encuentra lo que estaba buscando, al acosador de un grupo, y algo que no buscaba: un par de gemelas. Al día siguiente se reencuentra con un amigo que le encarga que encuentre a una chica llamada Susú Pétalos (Maddie Corman). Ford acepta el caso, desgraciadamente su amigo muere. Collen Sutton (Priscilla Presley), una millonaria de la zona, le encarga encontrar a Susú también.




El detective continúa su investigación en la que se topará con un dúo de matones llamados Muerte, pero a los que yo llamo los Platón, y un asesino en serie llamado Smiley (Robert Englund).




Será ayudado en todo momento por su secretaria Jazz (Lauren Holly), que está secretamente enamorada de él.




El detective se quejará de su suerte y se preguntará por qué no se especializó en pesca, podría haber sido Ford Fairlane el detective pescador. 




Y, como habréis supuesto, todo se arreglará para el detective rocanrrolero.


Es una muy buena película. Lo tiene todo: humor, aventuras, acción...


Creo que Renny Harlin fue el que comenzó esa manía de grabar en vertical con esta película, no es que lo use mucho, pero lo hace. 


Los actores están todos muy bien. 


El doblaje está muy bien. Pablo Carbonell ha vuelto míticas frases como «Tanto gilipollas y tan pocas balas», «increibleble», «menosmola, tócame las bolas»... Hay cosillas que rechinan un poco, varios personajes aparecen con la misma voz y hay veces que, creo yo, que al no saber cómo traducir algo lo hacen literalmente y escucharlo ahora canta un poco.


De la música se encarga el grupo Yello. Suenan varias canciones de distintos grupos como Mötley Crüe, suya es la canción que canta La peste negra al comienzo. Os dejo la canción que canta Ford en Grendel Records. 




NOTA 8,2699108 DE 10

Es un peliculón. Si no la habéis visto ya estáis tardando en hacerlo. No lo lamentaréis. Estaría bien que hiciesen una segunda parte en la que Ford fuese el detective pescador y todos los malos fuesen los gemelos de los malos de esta, eso sería un puntazo. 

Comentarios