Perdidos en el espacio (1998)


Perdidos en el espacio es una película de ciencia ficción estadounidense dirigida por Stephen Hopkins.


Esta película está basada en una serie de televisión de los años sesenta, que reconozco que no he visto. La intención de la productora era hacer una trilogía, pero debido a los «malos resultados» en taquilla no se realizó. La serie estaba situada en el año 1997, curiosamente el año en que se empezó a rodar la película. 



Se la conoce como «El Iceberg» ya que fue la película que quitó a Titánic del número 1 de taquilla. Aparecen en cameos miembros de la serie. Tuvo un presupuesto de 80 millones de dólares y recaudó unos 130 a nivel mundial.  



En 2004 se intentó una nueva versión de la serie que fracasó estrepitosamente. Se está preparando otra para el año que viene en Netflix. 

La película nos traslada al año 2058, el mundo está muy mal (Ya sabemos cómo piensa la progrez y la de veces que se ha equivocado) y una familia decide sacrificarse por la humanidad y buscar un nuevo planeta. La familia la componen: John Robinson (William Hurt), Maureen (Mimi Rogers), Judy (Heather Graham), Penny (Lacey Chabert) y Will (Jack Jhonson).



Al viaje se unen el comandante West (Matt Leblanc), que pilotará la nave, y el doctor Smith (Gary Oldman), que quería acabar con la familia pero metió la pata y acabó como polizón. En la nave hay un robot de apoyo (Juan Carlos Gustems). 



Se estrellan en un extraño planeta y explorando descubren que viven un par de personas, uno de ellos un tanto extraña.



La familia escapará y acabará navegando hacia nuevas aventuras. 

Los efectos especiales están muy bien. Menos la extraña mona que al parecer en un principio iba a ser hecha como muñeco, pero no quedaba muy real y decidieron hacerla en CGI, quedando como el culo.

Los actores lo hacen muy bien todos. 

El doblaje es muy bueno. Hay un pequeño, pequeñísimo fallo: en los créditos finales se escucha la voz de Penny diciendo «Esta misión apesta», a modo guiño final, y no lo doblaron, debieron pensar que formaba parte de la canción que suena en ese momento. 

La película tiene canciones de grupos de moda en aquella época, como Apollo 4.40. De la banda sonora se encarga Bruce Broughton y es realmente buena.




NOTA 6,48491612 DE 10


Es una típica película de aventuras para toda la familia, tiene sus fallos, como por ejemplo la extraña mona que, para mí, sobra, pero no es mala. Lo malo es que es muy plana, no acaba de emocionar.

Comentarios