La cumbre escarlata (2015)


La cumbre escarlata es una película useño canadiense de suspense dirigida por Guillermo del Toro.



Mucho se habló, y todo bueno, sobre esta película. Que si era un proyecto con el que el señor del Toro estaba muy ilusionado, que si había realizado doce versiones del guión hasta dejarlo perfecto. Que si se había construido la casa entera, que si se ha estrenado un año después de cuando se tenía previsto. Y como me han gustado las anteriores películas del director la esperaba con ganas. 

Pensaba que habría cosas así cada dos por tres...


Desgraciadamente de esa escena ni me enteré. 

Esperaba ver algo del estilo Agárrame esos fantasmas, pero no. 

La película comienza con la voz en off de la protagonista contándonos que ve fantasmas y que el primero que vio fue el de su madre que la avisó de algo relacionado con la cumbre escarlata.


Después vemos a Edith (Mia Wasikowska), la protagonista, ya crecida. Es una niña bien, aspirante a escritora, cuyo padre, Carter (Jim Beaver), es un empresario de la ciudad de Buffalo y la quiere mucho y ella a él. El mismo día que Alan (Charlie Hunnman), un antiguo amigo de Edith, vuelve a la ciudad llega a la empresa de su padre Thomas (Tom Hiddleston), un joven inglés que busca financiación para un proyecto. El joven no gusta mucho al padre, pero Edith se enamora de él... y él de ella.


Acompañando a Thomas viene su hermana Lucille (Jessica Chastain, morena está muy guapa). Carl decide investigar a los hermanos y descubre algo, pero no puede decírselo a su hija ya que muere misteriosamente. Edith se casa con Thomas y se va a la mansión familiar. Una vieja y arruinada casa, he de reconocer que en este momento me reí, me pareció ridículo tener un caserón así sin techo y además me vino a la cabeza el principio de esta escena de Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores


Lucille y Thomas se comportan de una manera muy rara y en la casa Edith comienza a ver cosas extrañas.


Seguirá desarrollándose de una manera un tanto aburrida y anodina. 

Es un truñín. No asusta en ningún momento. Ha juntado cosas que en otras películas han funcionado, pero que aquí no producen más que bostezos. No exagero cuando digo que miré la hora pensando que estaba apunto de acabar y sólo habían pasado 40 minutos.

Los actores no lo hacen mal.

Los efectos especiales son normalillos.

El doblaje es bueno. A Edith le presta su voz Michelle Jenner y no me ha gustado mucho el resultado. 

De la música se encarga Fernando Velázquez y está realmente bien.


NOTA 3,890123155 DE 10

Nada del otro mundo para una película de 55 millones de dólares. Hay películas de suspense, y de fantasmas, que dan a esta mil quince o mil diecisiete vueltas. Esperad que la echan en la tele si tenéis ganas de verla. 

Si es que hasta el póster es parecidísimo al de Sombras tenebrosas

P. S. - Esta es la entrada número mil de mi blog. 

Comentarios