Padre no hay más que dos (1982)



Padre no hay más que dos es una comedia española escrita y dirigida por Mariano Ozores.


No hay tráiler en español así que os dejo con una escena muy políticamente incorrecta y más para una película de corte familiar, pero eran otros tiempos.




En los ochenta los dos actores que reventaban taquilla aquí en España fueron Andrés Pajares y Fernando Esteso. Sus películas, casi todas escritas por el señor Ozores, daban comedia y tetillas y eso gustaba. Luego llegó la nefasta ley Miró y durante mucho tiempo se dejó de hacer en nuestro país cine para entretener, y que gustase, al pueblo.


Supongo que debieron pensar que ganarían un buen pellizco si juntaban a los dos más famosos con adultos con los más famosos para los críos: la Annie española, Tito y Piraña. Y salió esta película, la primera de Pajares y Esteso que vi... ¡¡¡Una de Esteso y Pajares para niños!!! Se estrenó el 20 de diciembre de 1982, plena campaña navideña en la que compitió con películas como E.T., y recaudó más de 160 millones de pesetas. Curiosamente en esta película no sale Antonio Ozores.


Comienza presentándonos a Florencio (Fernando Esteso), mago bastante torpe que en la última actuación casi mata a su santa esposa Claudia (Luisa Armenteros), él es un tío moderno y ella una maniática del orden. Acto seguido conocemos a Amalio (Andrés Pajares) y Emilia (Paloma Hurtado), su señora, artistas de variades, ella es una tía moderna, pone los cuernos a Amalio y por eso sucede lo del vídeo que os puse antes, y él un maniático del orden. 



Las parejas se separan. Ellos se tienen que quedar con los niños: Curro (Miguel Ángel Valero), Francisca (Carmen López) y Paquito (Alberto Rincón) son los hijos de Florencio y Amalio (Miguel Joven) y Emilia (Mª Ángeles Fernández) los de Amalio. Los dos padres son timados por Castañeda (Ricardo Merino), su representante, que les endilga un caserón en ruinas.


Los siete, y dos perros, llegan al caserón, al principio hay tiranteces, pero como la casa es grande deciden compartirla, gracias, sobretodo, a los críos, que congenian a la primera y cantan una canción. Al enterarse de que ambos pertenecen al mundo del entretenimiento deciden hacer un espectáculo juntos, pero como Florencio es muy torpe no sale bien. 


Comienzan a salir con mujeres más acordes con su forma de ser. Amalio con Catalina (María Casanova) y Florencio con Lola (Beatriz Carvajal). A los niños no les gusta y harán todo lo posible por separarlos, lo conseguirán. Cierto día al ir a ver sus padres los niños hacen unas cuantas monerías que gustan a la gente y comienzan un espéctaculo familiar. Castañeda al ver la casa arreglada trata de vendérsela a una pareja de ancianos, pero todo le saldrá mal ya que los nueve que viven en ella deciden impedírselo.


Al final las familias se juntarán de nuevo, Amalio con Emilia y Florencio con Claudia y todos serán felices.

No es una maravilla de película, pero tiene sus momentos simpáticos. Tiene canciones, en aquella época las películas españolas de entretenimiento parecían de Bollywood ya que casi todas tenían números músicales (Hasta que la nefasta ley Miró nos quiso «culturizar» a la fuerza). 


Hay cosillas que me hacen pensar que los que escribieron «Esta casa es una ruina» vieron esta película. 

Los actores no lo hacen mal.

El doblaje es curiosillo. A muchos actores y actrices españoles les doblaban hasta hace poco, alguna vez os he comentado que los actores españoles no saben actuar con la voz.

De la música se encarga Gregorio García Segura, es curiosilla. No hay nada de esta película, así que os dejo con algo que compuso para otra.



NOTA 5,754290 DE 10

Película para todos los públicos, quitando la escena que os puse que ahora resulta muy políticamente incorrecta.

Comentarios