Yo hice a Roque III (1980)


Yo hice a Roque III es una comedia española dirigida por Mariano Ozores.


Tras ver el otro séptimo episodio estrenado en 2015, Creed, me propuse ver un clásico del boxeo patrio. La ví hace muchísimos años y solo recordaba la divertidísima escena de la bascula, más abajo la veréis. En 1979 se estrenó Rocky 2 y fue todo un éxito y el señor Ozores vio que de ahí podía salir algo así que se puso manos a la obra. Roque III se estrenó y fue todo un éxito, 1.700.000 personas fueron a verla, en el mercado del vídeo también tuvo bastante tirón. 13 años después se hizo un remake en México.


La película comienza con Federico Castro (Fernando Esteso) y Roque Tercero González (Andrés Pajares), trabajan publicitando el detergente Pilón, tienen que llamar a una casa cualquiera, recitar un verso y si esa persona les contesta con otro se gana dos mil pelas. Tienen la mala suerte de que antes que ellos unos timadores han robado en un bloque y reciben una somanta palos.


Federico es un jockey sin trabajo, padre de familia, que tiene que aguantar a Roque, que es un gorrón aunque muy inocentón. Petra (Mirta Miller) le da un ultimátum, o se va Roque o se va ella. 


Para deshacerse de él llega a un acuerdo con Paco (Antonio Ozores), amigo y dueño de un gimnasio que necesita a un paquete para que combata contra Kid Botija («Dum, dum» Pacheco), el campeón de España.


Federico convence a Roque diciéndole que los boxeadores de ahora... Bueno, de los 80, son unos jijas y que podría triunfar con su famosa «Roquina». Tras engañarle enseñándole a varios jijas en el gimnasio Roque accede a combatir. Le entrenan a su manera, hay una escena que imita la famosa subida de escaleras de Rocky, en la que nuestros protagonistas suben la Cuesta de los ciegos. Durante el entrenamiento, le hacen un pesaje y descubren que pesa veinte mil pesetas y pico.


Federico y Paco apuestan con un mafioso llamado don Cipriano(Narciso Ibáñez Menta) dos millones de pesetas a que Roque pierde. Siguen engañando a Roque, que aunque descubre que Kid Botija es una máquina de pegar decide pelear para salvar al hijo de su amigo, al chaval en realidad no le pasa nada, pero los dos caras le han dicho que el chaval tiene polimorfondulitis. Durante el combate cambian de opinión y hacen todo lo posible para que Roque gane.



Y, para desgracia de Federico, Roque gana.

No es una maravilla de película, ni de las mejores de Ozores, pero entretiene y te hace soltar una risa de vez en cuando. Salen unas cuantas tetillas, en aquella época se empezó a hacer obligatorio lo de los desnudos en el cine español. Hay momentos en los que según la veía me vino a la cabeza el episodio de los Simpson en que Homer se hace boxeador y pensé que el guionista de ese capítulo a lo mejor había visto esta película.

Los actores están bien. 

El doblaje es curiosillo. Sí, hasta hace bien poco se doblaban algunas películas españolas, dos motivos solía haber: las voces de algunos actores no eran buenas y doblarlas salía más barato que grabar el sonido en directo y tenía mejores resultados.

De la música se encargan tres personas y... ni fu ni fa. Trata de imitar a la de Rocky. 



NOTA 6,00989212 DE 10


Si no la habéis visto y os queréis echar unas risas esta película no es una pérdida de tiempo total.

Comentarios