13 horas: los soldados secretos de Bengasi (2016)


13 horas: los soldados secretos de Bengasi es una película useña de acción dirigida por Michael Bay.



Basada en el libro homónimo escrito por Mitchell Zuckoff, no publicado en España, que a su vez se basa en los hechos reales sucedidos el 11 de septiembre de 2012 en Bengasi (Libia). Se rodó en gran parte en la isla de Malta, donde se construyeron réplicas exactas de los edificios reales. Bay quería rodar en celuloide, pero el director de fotografía en digital, acabaron haciéndola en digital.


El primer montaje duraba 240 minutos que acabaron en 140, seguro que en la versión del director algo aparecerá. Ha tenido un presupuesto aproximado de 50 millones, recaudando 52 solo en los EE. UU. 

La historia comienza mostrándonos como Jack Silva (John Krasinski) llega a Bengasi para pasar una temporada en un grupo que se dedica a proteger una base secreta de la CIA. El grupo está compuesto por: «Rone» (James Badge Dale), «Tanto» (Pablo Schreiber), «Boon» (David Denman), «Tig» (Dominic Fumusa) y «Oz» (Max Martini).



El grupo tiene que cubrir a los agentes de la CIA que investigan en la zona y están al mando de un jefe muy creído y algo inútil (David Costabile). Una de las agentes a la que más fastidian por culpa de los malos es Sona (Alexia Barlier).



Cuando están a punto de volver a casa les dicen que deben quedarse un tiempo más ya que va a llegar un embajador (Matt Letscher) para entablar relaciones. Como la base de la CIA es secreta se tiene que quedar en un recinto poco protegido. Los malos aprovechan la primera noche en el país de ese político para atacar a los estadounidenses.



El jefe no dejará ir al grupo protagonista. Se lo impedirá durante bastante tiempo hasta que los seis deciden salir por su cuenta. El camino hacia la embajada será complicado, allí verán que han llegado tarde y decidirán volver a la base ya que, piensan con acierto, será el siguiente objetivo.



Los mahometanos atacarán, pero como son jóvenes y desorganizados, no tendrán mucho que hacer contra el grupo de seis. Y aunque lucharán y algunos caerán, acabarán salvándose.

Es lenta y larga. Para querer rebajar las escenas de acción meten humor que no queda nada bien, la escena en la que los guardaespaldas del embajador en vez de ir a la izquierda van a la derecha es ridícula (si sucedió de verdad, vaya guardaespaldas). Las escenas melosas, esas que los soldados están con sus familias y las recuerdan son escasas, lo que es de agradecer.

Las escenas de acción son buenas, aunque no todas, lo mejor está al final.

Los actores lo hacen bien.

El doblaje es bueno. Una cosa les recuerdo, las comillas españolas son estas. 

De la banda sonora se encarga Lorne Balfe y no lo hace mal. 




NOTA 5,002198 DE 10

Ni fu ni fa. Es un truñín, pequeño, pero truñín. 



Comentarios