2013: Rescate en L. A. (1996)


2013: Rescate en L. A. es una película estadounidense de acción dirigida por John Carpenter.



1997: Rescate en Nueva York  fue todo un éxito y se pensó en una continuación poco después. Escribieron un guión, pero Carpenter pensó que era muy cursi y lo dejó en el olvido. Pasados los años Kurt Russel se puso en contacto con el director y decidieron hacerla, las revueltas y el terremoto habido hacía poco les sirvieron como elementos. La historia salió de Kurt, y junto a Carpenter y Debra Hill escribieron el guión, dicen que la parte final es obra de Russel únicamente. 


Presentaron el guion y tuvieron suerte ya que uno de los ejecutivos de la compañía era un gran admirador de la primera parte. Les entraron tantas ansias que prepararon una secuela a esta secuela. En algunos sitios dicen que en esa secuela Plissken escaparía de la Tierra después de que un virus fuera transformando a la gente en zombis y en otros sitios dicen que en esa tercera parte «el serpiente» escaparía de Marte y que acabó siendo Fantasmas de Marte.


En los descansos del rodaje Kurt Russell jugaba al baloncesto para practicar ya que quería ser él el que hiciera cierta escena. La chaqueta que sale al principio es la misma que usó en 1997, se sorprendió al ponérsela y ver que aún le valía. 50 millones de euros costó y recaudó solo 25, fue un fracaso total en taquilla. Después del estreno se sacaron un par de series de cómics con Plissken como protagonista y a principios de este milenio se habló de hacer una serie.

Vayamos al asunto...

Comienza excusándose, a su manera, de que lo que habían pronosticado en la primera parte no tuviera visos de ser verdad. Así que dicen que en 1998 se produce un terremoto que separa la ciudad de Los Ángeles  del resto del país volviéndola una isla, y que como ese terremoto lo predijo un cristiano, racista, machista, xenófobo... le hicieron presidente (Cliff Robertson). Lo primero que hace el facha ese es mandar a Los Ángeles a todo lo que considera escoria: la normal y además ateos, gente de otras religiones... 


Pero con lo que no contaba ese presidente es con que su hija Utopía (A. J. Langer) le saldría podemita y le robaría algo muy importante. Y aquí es donde entra en juego Plissken, le dicen que tiene un tiempo para entrar, recoger ese algo que está en manos de el Cuervo (Georges Corraface), una especie de sosia del criminal Che Guevara, matar a Utopía y salir y para que lo haga le inyectan un veneno llamado Plutoxina 7 del que solo ellos tienen un antídoto.


En su paseo por la isla conocerá a gente que le ayudará desinteresadamente como Taslima (Valeria Golino) y a otros que le ayudarán para sacar algo de provecho como Mapa de las estrellas Eddie (Steve Buscemi). Encontrará a Cuervo, a Utopía y ese algo, que resulta ser el mando desde el que se puede enviar códigos a unos satélites que pueden dejar sin electricidad al mundo.


Como habréis supuesto el Serpiente se hará con el aparatillo, salvará a Utopía y le hará una faena al presidente malo... Y al resto del planeta.


Esta película es un truño enorme. No hay por dónde cogerla. Es una copia mala de la primera parte. Carpenter dice que esta película es muchísimo mejor que la primera, él sabrá el porqué.

Los efectos especiales son malos hasta para aquella época. Son de un estilo a los que salen en las películas del canal SYFY producidas por Asylum. ¿En qué se irían los 50 millones de dólares?

Los actores no lo hacen mal. 

El doblaje es muy bueno, aunque con un pero: se pasan toda la película llamándole «Pliskin», con un poco que se hubiesen informado o hubiesen visto la primera sabrían que es Plissken (Escúchese como se pronuncia en la V.O. , para los típicos listillos que dirán que en esa versión se pronunciará Pliskin)... Al menos tradujeron el serpiente.

De la música se encarga el propio director y Shirley Walker y es malona. El tema principal es una especie de parodia del original.


NOTA 3,27419912 DE 10

Si no la habéis visto, pero siempre habéis querido hacerlo por el buen recuerdo que tenéis de la primera poneos la primera y pasad de esta. 

Comentarios