Éramos pocos y llegaron los aliens (2015)


Éramos pocos y llegaron los aliens es una película estadounidense de humor dirigida por Robbie Pickering.


Cuando leí el título de esta película saqué una sonrisa de oreja a oreja. Hay veces que la cagan con los títulos (para saber qué opino sobre eso, y algo más, picad aquí), pero este título me gustó la primera vez que lo leí y me sigue gustando. Busqué información sobre la película y pensé que estaría bien, que sería de un estilo a esa estupenda serie titulada Death Valley, pero no, no le llega ni a los tobillos. 

El guión de esta película estuvo en la lista negra «jolibudiense» de la que os he hablado en otras ocasiones en el año 2010, a veces se equivocan. Su estreno estaba previsto para enero del año pasado, pero la distribuidora fue retrasándolo, retrasándolo hasta que lo hizo en octubre de manera limitada, ha sido un fracaso en taquilla recaudando solo 70.000 dólares. Aquí en España ha ido directa al vídeo club.

La historia comienza con Dag (Nicholas Braun) y Lorelei (Vanessa Hudgens, guapísima) corriendo perseguidos por vampiros, se meten dentro de una casa y al darse la vuelta está llena de zombis. 


Hay una lucha en la casa y solo tres personas quedan en píe: Dag, un zombi de nombre Ned (Josh Faden) y una chica vampira de nombre Petra (Mackenzie Davis, guapísima). Los tres se asoman a la puerta y ven que sobre el pueblo hay una enorme nave espacial. La voz en off de Dag nos cuenta que todo empezó unos días atrás.

En un flashback nos desplazamos a cuando comenzó todo. Estamos en Dillford, un pueblo en el que conviven humanos, zombis y vampiros. Los vampiros son del estilo Crepúsculo y los zombis son tontos que solo comen cerebros y que si lo dejan de hacer recobran la inteligencia... 


Dag está pillado por Lorelei que es una porrera calientabraguetas que le tiene de pagafantas. Petra es una buena chica enamoradiza a la que un vampiro engaña y muerde y Ned es un chico del que todos pasan, al que todo le preocupa y que para dejar de preocuparse deja que le muerda una chica zombi que se ha fijado en él. 



Los extraterrestres llegan al pueblo, los vampiros piensan que les han llamado los humanos para acabar con ellos y los humanos que se han aliado con los vampiros para acabar con ellos. Los zombis piensan: «sesoos». Se lía la de San Quintín y enlazamos con el comienzo.


Todo el pueblo desaparece atrapado por los marcianos y los tres amigos tratarán de rescatarles. Como lo habéis supuesto, lo lograrán.


Es un truñín con algún que otro toque simpático, pero truñín. Hay una escena un poco gore que trata de ser divertida y no lo consigue. Podía haber dado mucho más de sí. Hay tomas falsas durante los créditos finales que tampoco valen para mucho.

Los actores no lo hacen mal.

Los efectos especiales y de maquillaje son buenos.

El doblaje es bueno.

De la música se encarga Fil Eisler y es curiosilla. No hay nada de esta película.



NOTA 3,8892012 DE 10

Al menos no es una «loqueseamovie», lo que es de agradecer.


Comentarios