Dulces criaturas (2014)


Dulces criaturas es una película cómica useña dirigida por Jonathan Milott y Cary Murnion.

No hay tráiler en español.

Se comenzó a rodar esta película en julio de 2013. En enero de 2014 se pasó en el festival de Sundance donde consiguió distribución por los EE. UU. pero se tuvo que rodar otro final, el que vemos no es el original. En abril de 2015 tuvo un estreno limitadísimo en cines y fue derechita al mercado del vídeo. Aunque en algún país se estrenó en cine en el nuestro, España, no ha corrido esa suerte. Ha recaudado a nivel mundial 260.000 dólares, en los cines, supongo que recuperaría en sus emisiones en teles y alquileres varios. Y lo cierto es que es una buena película.


La historia comienza en un matadero de gallinas, vemos como se despiezan varias, como, mientras son convertidas en nuggets se contaminan, y como esos nuggets son consumidos por Shelly (Sunny May Allison). Después conocemos a Clint (Elijah Wood), un aspirante a Stephen King que está escribiendo su primera novela (aquí la mía) y mientras tiene que trabajar de suplente en el colegio en el que estudió. 


Al llegar ve a Lucy (Alison Pil), su amor platónico de joven, que también es profesora aunque tiene como novio a Wade (Rainn Wilson), el profesor de gimnasia. Al dar su primera clase conoce al típico matón algo fachilla que se llama Patriota (Cooper Roth) porque nació el 11S. Pero Patriota es atacado por Shelly tras meterse con ella. Y comienza el terror. Shelly y Patriota van infectando al resto de niños y estos se van cargando a los profesores. 


El virus parece afectar solo a los críos, aunque uno que en vez de salir al patio se quedó estudiando se salva. Los críos zombis tratan de cargarse a los profesores, alguno sale del colegio. Los profesores hacen todo lo posible para que no les atrapen, pero deciden pasar al ataque al llegar la noche y tratar de salvarse.


Y como es una película de «infectadozombis» ya sabréis cómo acabará, aunque ya os comenté que de una manera distinta a la pensada en un principio. Hay una pequeña escena al terminar los créditos finales.

¡Vaya sorpresaza! Es una película muy entretenida, muy ochenteña. Tiene momentos cómicos y alguno de suspense. Hay algo de casquería, aunque no se recrean en ello. No sé cómo dejaron rodar a críos ciertas escenas con lo tiquismiquis y puritanos que son en los EE. UU. 

Los actores lo hacen bien todos. 

El doblaje es muy bueno.

De la música se encarga Kreng (Pepijn Caudron) y lo hace realmente bien.


NOTA 7,5298912041 DE 10

Si os gustan las pelis de zombis o infectados, si os gustan las películas de los ochenta, si os gustan las películas de humor o suspense esta es una muy buena opción que mereció mejor suerte.


Comentarios