Creepshow 2 (1987)


Creepshow 2 es una película useña de suspense dirigida por Michael Gornick.

No hay tráiler en español.

Cinco años tardaron en realizar una continuación de la exitosa primera parte. Debieron pensar que sería igual de exitosa que la primera, más o menos lo fue, y decidieron gastar menos en esta para ganar más. 3,5 millones de presupuesto y 14 de recaudación solo en los EE. UU. 


En un principio contaba con cinco historias, al igual que la primera, pero el recorte de presupuesto hizo que se descartasen dos: El gato infernal, que apareció en la película del mismo título y Bolos caídos (traducción mía al título en inglés, Pinfall), que contaba la historia de como un equipo de jugadores de bolos asesina a otro para conseguir un premio de cinco millones de dólares que un viejo millonario muerto dejó para quien ganase un torneo y como ese otro equipo vuelve para vengarse.


La película comienza con Billy (Domenick John) acercándose a una camioneta en la que está el misterioso personaje que, teóricamente, cuenta las historias en el tebeo (Paco Hernández). Le da un ejemplar y ambos marchan cada uno por su lado. El chaval, suponemos, comienza a leer.


«El viejo jefe Cabeza de madera»

Ray (George Kennedy) y Martha (Dorothy Lamour) son los dueños de una tienda en un pueblo apartado de la mano de Dios. Ninguno quiere irse de allí, pero ella quiere cerrar la tienda ya que no tiene más que pérdidas y disfrutar de la vida. Una figura de un jefe indio, al que todos conocen como jefe Cabeza de madera se encuentra en la entrada de la tienda y es «buen amigo» de Ray. Cierto día aparece aparece Benjamín Luna Blanca (Frank Salsedo) que para agradecerles lo bien que se han portado con la tribu les da las mejores joyas como compensación por las deudas. Tras marcharse el jefe indio aparecen en la tienda tres atracadores, uno de ellos sobrino de Benjamín, que matan a la pareja de ancianos. Pero el jefe Cabeza de madera les hará pagar esas muertes.

En medio de las historias veremos otra historia animada, pésimamente para mi gusto, sobre lo que le sucede a Billy con un grupo de matones de su pueblo. La segunda historia es...


«La balsa»

Deke (Paul Satterfield), Laverne (Jeremy Green), Randy (Daniel Beer) y Rachel (Pageh Hannah) son cuatro jóvenes que van a un lago remoto en el que se encuentra una balsa en pleno otoño. El ahua está fría y tras llegar a la balsa observan horrorizados como una extraña mancha se mueve cerca de ellos, piensan que es una mancha de petroleo, pero al ver que se mueve de una manera inteligente se asustan. Uno a uno irán cayendo. En el rodaje de esta historia uno de los actores sufrió un ataque de hipotermia y tuvieron que llevarle al hospital.


«El autoestopista» 

Annie (Lois Chiles) es una señora de alta posición que pone los cuernos a su marido con un puto. Al volver a casa se distrae y atropella a un autoestopista (Tom Wright) y le deja tirado. Pero el autoestopista hará el camino de vuelta a casa de Annie sea un infierno.

Acaba con la historia pésimamente animada de Billy en la que acaba con los matones que le hacen la vida imposible gracias a un objeto que pidió de la revista.


Mientras que la primera parte era una película más para mayores, por así decirlo, esta parece hecha directamente para adolescentes, una especie de Pesadillas. De echo el presentador, por así decirlo, se refiere a niños cada vez que habla.

Es bastante inferior a la primera parte. Solo se salva la historia de la balsa.

Los actores lo hacen bien.

Los efectos especiales son curiosillos.

El doblaje es muy bueno. 

De la música se encarga Les Reed, no está mal.


NOTA 5,29481226 DE 10

Si sentís curiosidad por ver la de la balsa vale, si no, no os perdéis gran cosa.


Comentarios