Los ojos del gato (1985)


Los ojos del gato es una película useño holandesa de suspense dirigida por Lewis Teague.



Los primeros años de los ochenta trajeron varias películas de historias cortas de suspense. Creo que comenzó con Creepshow, luego vino En los límites de la realidad y el señor De Laurentiis vio negocio en ello y le propuso a Stephen King, escritor siempre de moda, que le preparase una película como Creepshow. Para ello el de Portland usó dos relatos cortos ya publicados y escribió uno con Drew Barrymore en mente ya que le impresionó su trabajo en Ojos de fuego.


7 millones tuvo de presupuesto y recaudó más de 13 solo en los EE. UU. Es otra de las películas que conseguí que mi abuela Sara me llevase a ver. 

Consta de tres historias con un personaje muy especial que las conecta: Un gato. 

Comienza con nuestro protagonista gatuno caminando tranquilamente cuando se encuentra con... Cujo. Sale corriendo perseguido por el perro y casi les atropella... Cristine. El gato escapa del perro y llega a la gran manzana. Mirando un escaparate ve algo extraño, una niña fantasmal le pide ayuda, pero es atrapado por un misterioso personaje que le mete en un edificio dando lugar a la primera historia:


«Quitters S. A. »

Dick (James Woods) quiere dejar de fumar y para ello decide ir a las oficinas de «Quitters S. A. » aconsejado por un amigo, un mal amigo creo yo. El dueño de la empresa, el doctor Donatti (Alan King) le enseña con el gato como conejillo de indias... como funciona la empresa. La primera vez que le pillen fumando traerán a Cindy (Mary D´Arcy, guapísima) y la electrocutarán, igual que al gato momentos antes, si le pillan una segunda traerán a la hija, si le pillan una tercera violarán a la mujer y si le pillan una cuarta le pegan un tiro. Afortunadamente nadie ha llegado a la cuarta, le dice el doctor. ¿Qué ocurrirá? Ved la película.


«La cornisa»

El gato ha escapado de la extraña compañía anti tabaco y, tras ver de nuevo a la misteriosa niña fantasmal, hace ganar una apuesta a Cressner (Kenneth McMillan), un mafioso ludópata que va a resolver un problemilla esa noche. Johnny (Robert Hays), un profesor de tenis, se ha ligado a su joven esposa y, tras secuestrarle, le propone una apuesta si gana «consigue el dinero, consigue a la chica, lo consigue todo» si no acepta alguien llamará a la policía y dirá que tiene droga en el coche. La apuesta consiste en dar la vuelta al edificio por la cornisa del rascacielos en que vive el mafioso. Johnny trata de escapar, pero Ducky (Mike Starr), el «ayudante» de Cressner se lo impide. Acaba aceptando la apuesta. ¿Qué ocurrirá? Ved la peli.


«GENERAL»

Nuestro «gatogonista» ha escapado del mafioso y llega a la típica zona residencial useña. En una de las casas vive la niña fantasmal. Se llama Amanda (Drew Barrymore) y no es, como habréis supuesto, un fantasma. La niña se encariña del gato y le llama General. La pobre tiene un problema, por las noches un monstruo sale de la pared y la quita el aliento, y espera que el gato la ayude. Pero al llegar la noche Sally (Candy Clark) saca a General de la casa. El monstruo llega, General se cuela en la habitación y le hace huir, pero el monstruo ha matado al pajarito de Amanda y la madre culpan al felino. Hugh (James Naughton), el padre, es bastante más comprensivo. Sally lleva a General a un refugio de animales, pero al llegar la noche este se escapa para salvar a su dueñita que vuelve a ser atacada por el monstruo. ¿Qué ocurrirá? Ved la peli.


Es una buena película, pensé que habría perdido con el tiempo, pero al verla hoy me ha gustado. La más floja de las treses la primera. La segunda para aquellos que tengan vértigo será una pequeña pesadilla.

Los actores lo hacen muy bien todos. El que mejor lo hace, para mí, es McMillan, el que interpreta al mafioso.

Me ha gustado mucho la fotografía. 

Los efectos especiales son curiosillos. El monstruo, una gozada. Solo por él merece la pena ver la película.

El doblaje es realmente bueno. 

Contó con tema principal, algo que se estaba empezando a poner de moda por aquella época. Una canción de Police (Every breath you take) suena varias veces, pero como los derechos eran muy caros usaron una versión. De la música se encarga, realmente bien, Alan Silvestri.



NOTA 7,595143 DE 10

Si queréis pasar un rato entretenido, esta es una muy buena opción.



Comentarios