Mr. Holmes (2015)


Mr. Holmes es una coproducción anglouseña dirigida por Bill Condon basada en la novela homónima de Mitch Cullin.



El tráiler engaña un poquitín.

El secreto de la pirámide nos contaba una historia de juventud del personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle, esta sobre la que os estoy escribiendo nos cuenta algo sobre su ancianidad. Curiosamente algo une a estas dos películas: Nicholas Rowe en la de la pirámide es Sherlock Holmes y en esta también, en una película que el protagonista ve.


Entre medias ha habido decenas de adaptaciones para cine y televisión de sus aventuras e incluso aventuras nuevas, esta por ejemplo.

Mr. Holmes comienza con el famoso detective (Ian McKellen) ya anciano volviendo a casa en un tren. Ha estado en Japón buscando unas hierbas que le ayuden con un problema que tiene. Con él viven la señora Munro (Laura Linney) y su hijo Roger (Milo Parker).


El anciano y el crío se llevan muy bien. El pequeño tiene a Sherlock como modelo y este se comporta como un abuelo enseñándole cosas sobre la apicultura y la investigación. 


Tres historias se mezclan. La primera la del Sherlock anciano que va perdiendo la memoria, la de su viaje a Japón y la de su último caso, que le llevó a apartarse de la investigación y de Londres.


El viaje a Japón teóricamente era para encontrar una hierbas, pero se encuentra con que Tamiki Umezaki (Hiroyuki Sanada) le guarda rencor desde que era pequeño.


En su último caso tuvo que seguir a una mujer, Ann Kelmot (Hattie Morahan), por orden del marido (Patrick Kennedy). No por infidelidades, tras la muerte de sus hijos Ann se mete en el mundo del espiritismo y el marido teme por ella.

Es una buena película. Hay que estar atento ya que las tres historias se entremezclan. 

Los actores lo hacen todos muy bien. Me ha fascinado la interpretación de McKellen del Sherlock anciano, la del no tan anciano no tanto.


El doblaje es muy bueno, aunque canta un poco la voz del crío. 

De la música se encarga Carter Burwell, hay un momentín un par de compases que me recordaron a la música de La madre muerta de Bingen Mendizabal. 


NOTA 6,87299641 DE 10

Para admiradores del detective, aunque advierto que es una película lenta y que tira más al drama que a la investigación detectivesca.

Comentarios