nunca apagues la luz (2016)


nunca apagues la luz es una película useña de suspense dirigida por David F. Sandberg.


Hace unos cuantos años salió un corto que triunfó.


Uy, perdón... Me equivoqué. No era ese, es este.


Y en Jolibuz no son tontos del todo y cuando se enteraron que el director tenía planeado un largo le dieron luz verde. Le dieron un presupuesto de 4,9 millones de doláres (que recuperó el día del estreno) y ha recaudado 144 a nivel mundial. El director quiso que las cosas se hiciesen a la antigua usanza, poco CGI y luz natural. 


La película comienza en una fábrica. Paul (Billy Duke) recibe una vídeo llamada de su hijo Martin (Gabriel Bateman) diciéndole que su madre (Maria Bello) está hablando sola. Paul dice que ya va para casa, que no se preocupe y... A casa no llega.


Conocemos a la hermana de Martin, Rebecca (Teresa Palmer, guapina y curiosamente más con luz negra) y a su follamigo Bret (Alexander DiPersia). Llaman a Rebecca del colegio de su hermano para decirla que se ha dormido en casa y va a buscarle. El pequeñajo le habla de Diana, y ella recuerda algo de cuando era de la edad de su hermano.


Descubrirá que su madre estuvo internada en un psiquiátrico de pequeña y que allí conoció a una niña con un problema en la piel, y que además era mala, llamada Diana. La niña murió, pero sigue en nuestro mundo acosando a quienes cree que la separarán de su amiga.


Es una película corta, 81 minutos, puede parecer poco pero no necesita más. En los últimos años se hacen películas de mucha duración a las que le sobra mucho metraje (Cazafantasmas, por ejemplo). 

Puedo asegurar que la película tiene cinco o seis sustos buenos, para la gente que se asuste fácilmente (no es mi caso, pero sí el de muchas de las que estaban en la sala), pero también que la historia no está muy lograda. La presentación de Diana y su historia no es muy buena, se podía haber buscado otro origen o haberlo planteado de otro modo. Es de agradecer que sea una película con final cerrado, hace mucho que no se ven pelis así, aunque en un principio acababa de la manera típica, con Diana apareciendo de repente, pero en los pases previos a la gente no le gustó y decidieron quitar ese final.

Los actores lo hacen bien.

El doblaje es muy bueno, no hay ficha de momento en la página que suelo usar.

De la música se encarga, muy bien, Benjamin Wallfisch. Aunque en momentos recuerda a la música de otra película, ahora no caigo, pero en cualquier momento me vendrá a la cabeza.


NOTA 5,351921130 DE 10

Ni fu ni fa. Del estilo a Babadook y Mamá. Parece que han dado luz verde a una continuación, aunque como os digo el final sea cerrado. Si en España los productores fuesen gente inteligente, lo son por la cantidad de dinero público que se llevan, harían una versión del corto de Borja... Es más, la tendrían que haber rodado ya y estrenado el mismo día.



Comentarios