Trolls (2016)


Trolls es una película estadounidense de animación dirigida por Walt Dohrm y Mike Mitchell


Corría el año 59 del siglo pasado y un hombre llamado Thomas Dam, pescador y leñador para más señas, no pudo comprar un regalo de Navidad a su hija. Así que le talló un troll con madera al que añadió lana de oveja y un par de ojos de cristal. El muñeco encantó a su hija... y a los demás niños del pueblo, así que se puso a tallar más y más. Montó una empresa y la popularidad fue aumentando, hasta a los EE. UU. llegó. Allí un error en los avisos de los derechos de autor le jugó una mala pasada y sus trolls pasaron a ser de dominio público y todo el mundo pudo hacer sus propias versiones. Aún así, los auténticos nunca perdieron popularidad. 


No es la primera vez que estos personajes se muestran en las pantallas, en los noventa se hizo un corto, que no se estrenó en España titulado Magical super trolls y en 2005 una serie titulada Trollz. Y no, Torok, el troll no tiene nada que ver con esto, jejeje. Ha contado con un presupuesto de 125 millones de dólares y ha recaudado en su primera semana a nivel mundial cerca de 170.

La película comienza con la princesa Poppy (Paula Ribó) contándonos como en el bosque más feliz, en el árbol más feliz vivían los trolls. Lo que más les gustaba era cantar, bailar y abrazarse. Todo era muy chachipiruli para ellos hasta que llegaron los berguen. Los berguen son monstruos más altos, feos y muy malhumorados que para ser felices como los trolls deciden que lo mejor es comérselos. Así que rodean el árbol con verjas y cada año celebran el trollsticio en el que se comen a un troll para ser felices. Pero el día en que el príncipe Gristle (Roger Isasi-isasmendi) va a comerse su primer troll los trolls se escapan y la pesadumbre vuelve a correr entre los berguen.



Chef (Silvia Castelló) era la encargada de cocinar a los pequeños seres felices y la culpan de la fuga. Ella promete venganza. Pasa el tiempo y los trolls han olvidado que hasta hacía nada alguien les comía. ¿Todos? No. Un troll grisaceo llamado Branch (Iván Lavanda) sí que recuerda lo que pasó, pero como esta es una película feliz es el tonto que cambiará de parecer y será listo más tarde. La princesa Poppy da un fiestón por todo lo alto y pasa lo que tiene que pasar. Que Chef les descubre y se les lleva para quedar bien ante el rey Gristle. 


Chef solo se lleva a los amigos de la princesa que se propone ir a rescatarles y pide ayuda a Branch, que en un principio no querrá, pero acabará aceptando. El rey se pone muy contento al saber que podrá comer su primer troll y manda que todo el mundo se prepare para la celebración de un nuevo trollsticio. Lo que el rey no sabe es que una sirvienta llamada Bridget (Carla Mercader) está enamorada de él.


Los trolls se harán amigos de Bridget y la ayudarán a ligar con su amor platónico. Llega el día del trollsticio y, como habréis supuesto porque esta es una película muy feliz, no se comerán a ningún troll y los berguen serán felices por si mismos.

La animación es muy buena.

El doblaje es excelente. Una pega es que hay un par de canciones sin doblar, pudiendo haberlo hecho, no sé por qué porque el resto sí. Supongo que pensaron que eran conocidas, y supongo que las que doblaron no sabían que lo eran. 

De la música se encarga Christophe Beck y es realmente buena. De la canción principal se encargó Justin Timbarlake.




NOTA 6,82841608 DE 10


Me ha gustado. Es entretenida, tiene buen ritmo, momentos simpáticos. A veces tira del tópico y aunque eso de ser felices siempre, y conseguir lo que te propones siempre no es cierto y causa muchos problemas en gente que lo cree, creo que está bien ver cosas así de vez en cuando. A los críos les encantará porque es colorida, tiene personajes raros y hay música alegre. A los mayores puede que por lo mismo y además por detalles que solo los adultos podemos entender.

Comentarios